Nacionales

“Algunos obispos llamando a la gente a que me metieran plomo”, recuerda Pdte. Daniel

Compartir

Durante el acto por el 43 aniversario de constitución de la Policía Nacional, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, pidió que se haga realidad la democracia en todos los campos, incluyendo el religioso, para que la población elija a quién quiere que sea su pastor. Y dijo que algunos obispos durante el fallido golpe de estado en el 2018 llamaban a la gente a que lo mataran.

Recordó que durante el fallido golpe de estado en el 2018, el país quedó bloqueado por terroristas, bendecidos por algunos malos cristianos, obispos y curas, que pidieron asesinarlo.

“Y algunos curas, algunos obispos llamando a la gente a que me metieran plomo que esperaban para matarme, fíjense qué clase obispos, qué clase de cura. Lo decían tranquilamente, es decir, una banda de asesinos, una banda de asesinos encubierta con la iglesia católica, encubierta, porque no todos, repito no todos los sacerdotes, no todos los obispos actuaron de la misma forma”, resaltó.

Leer Aquí: Pdte. Daniel entrega grados a nuevos Comisionados Generales de la Policía

“Y aquí en el año 2018 algunos obispos y algunos sacerdotes aprovechándose de su investidura en lugar de asumir una actitud cristiana asumieron una actitud terrorista”, dijo el presidente Ortega al destacar que existen grabaciones de un cura que pidió a los torturadores de un compañero al que también quemaron en Masaya, lo tiraran a un escusado (retrete).

Pero también otros de estos religiosos cometiendo el terrible pecado de utilizar los símbolos religiosos en los tranques, quitándole a los nicaragüenses el derecho al trabajo, la vida, la educación, la salud.

Mientras que la policía en un acto de suprema disciplina acatando la orden que le había brindado el presidente de no disparar contra los terroristas.

“Y los terroristas atacando con armas. Porque claro que tenían armas, financiadas por el imperio, tenían armas y atacaban todos los días cuarteles de policía y yo recuerdo lo difícil que era comunicarme con los jefes de la policía en los cuarteles y decirle aguanten compañeros no disparen, no disparen, mientras le estaban disparando”, rememoró Ortega.

Agregó que se comunicó todos los días con el comisionado Avellán en Masaya, y otros cuarteles, a pesar que de las iglesias salían armados para atacar los cuarteles de la Policía.

Destacó una reunión en la Casa de los Pueblos, con los obispos que leyeron un ultimátum, para que dejaran el gobierno, posteriormente diluir la Policía Nacional, el Ejército, la Asamblea Nacional, los poderes del estado y luego buscar la forma de armar una estructura de gobierno y de seguridad con los terroristas golpistas.

De Interés: Este jueves se realizará el III Ejercicio de Protección a la Vida

“Tranquilamente recuerdo cuando fueron leyendo los puntos, realmente me resultaba algo ridículo la actitud de ellos hablando de esa manera”, resaltó al indicar que el canciller Denis Moncada y la compañera Rosario Murillo, dijeron que eran “golpistas” porque una institución como la iglesia católica estaba utilizando a sus obispos en Nicaragua para dar un golpe de estado.

Preguntó desde cuándo tienen autoridad para hablar de democracia, si los curas, obispos y el papa, no los elige el voto de los católicos.

“Con qué autoridad me hablan de democracia. Cuántos votos tuvo el obispo de la población para ser nombrado obispo, fue nombrado de dedo desde el Vaticano, de alguien que no fue electo por el pueblo, así eligen al papa los cardenales y así van nombrando”, precisó.

Agregó “Yo le diría a su santidad el papa con todo respeto, a las autoridades de la iglesia católica: yo soy católico y como cristiano, como católico no me siento representado y no me siento representado por todo lo que conocemos de esa historia terrible y también por el hecho que le oímos hablar de democracia y no practican democracia”.

Para el presidente Ortega, lo más sano sería que se presentaran los que aspiran al papado y que la población católica con su voto decida quién quiere que sea el papa, igualmente que elijan a los cardenales, a los obispos y al cura de su barrio.

“Por un lado hablan democracia y no practican la democracia y que terrible fue en ese momento verlos ahí a ellos, con actitud de confrontación, sirviéndole a los intereses del imperio, difamando y calumniando, no les importaba”, acotó.

Hizo referencia a los miles de crímenes que se denuncias desde lo que fue la inquisición, donde quemaban y asesinaban a las personas que no pensaban como ellos, que no repetían sus dogmas.

“La Santa iglesia católica, quemando, matando, incinerando, persiguiendo, organizando cruzadas para asesinar a los que no compartían su credo”, dijo el presidente de Nicaragua.

Recordó los delitos que siguen apareciendo como los miles de niños asesinados en Canadá y por lo cual el papa tuvo que viajar este año a ese país para pedir perdón por esos crímenes.

Compartir