Nacionales

Tomas Borge, a 90 años se merece un homenaje cargado de solemnidad, esperanza y victoria

Compartir

Por: Carlos Navarrete

Un homenaje cargado de solemnidad, esperanza, de victoria, resistencia y fidelidad a los más altos valores de patriotismos, dignidad y firmeza es lo que se le debe rendir al legendario Comandante Tomás Borge Martínez, en ocasión de cumplirse este jueves 13 de agosto su natalicio número 90.

Tomas, el amigo incondicional, el terco indeclinable militante sandinista amante de las libertades sociales sembró en la conciencia de centenares de miles de nicaragüenses compromiso de seguir los pasos del Comandante fundador del FSLN, Carlos Fonseca Amador, a través de la defensa de la patria y de los derechos de los más vulnerables en esta patria en la que el siempre soñó grande.

A 90 años del natalicio de Tomas, la juventud que ha renovado su compromiso por seguir manteniendo vivo el legado del comandante Tomas Borge Martínez, cumple sus misiones con la conciencia de que sin una juventud dispuesta al compromiso no hay revolución.

Hoy los jóvenes que gozan el derecho de ir a la escuela y de ver la bondad que hay en los ojos de este pueblo se demuestran firmes de la mano del comandante Daniel, en los principios de defensa a la tierra, a la ciencia y la tecnología, que son ideales de Tomás.

El natalicio de Tomas, es uno de esos natalicios que se deben celebrar en el mundo entero porque fue un hombre que en vida marco la diferencia con su calidad, con la trascendencia y con su lucha antiimperialista y revolucionaria.

Como nicaragüenses no podemos olvidar ese llamado que hacía Tomás a no tener temor. «Que un revolucionario tuviera lágrimas en los ojos y ternura en las manos. Y que estuviéramos siempre y fuéramos los primeros en el servicio al pueblo.

El natalicio del comandante Tomas Borge, patentizando la obediencia a la orden de no arrodillarse jamás sino era frente a la bandera de la patria o al recuerdo de los hombres y mujeres que ofrecieron su vida por la patria.

Compartir