Policía Nacional descarta acción criminal en incendio de capilla de la Sangre de Cristo

El incendio ocurrido en la capilla de la Sangre de Cristo, en la Catedral Metropolitana de Managua, el pasado viernes, no fue intencionado y tampoco hubo mano criminal,  sino que se debió a la presencia y acumulación de vapores de alcohol en la capilla y el interior de la cúpula de la Sangre de Cristo, debido al uso constante de alcohol al 96 % usado por decenas de feligreses para la desinfección de mano informó el Inspector General de la Policía Nacional, Comisionado Jaime Antonio Vanegas Vegas.

“El incendio se produjo por una combinación de elementos físicos y químicos que incidieron en la plataforma donde se ubica la Sangre de Cristo”, indicó el alto mando policial.

Detalló que el mecanismo de inicio y propagación del incendio se originó al ascender los vapores de alcohol al techo de la capilla, llevados por las corrientes de aires que ingresan por las puertas de acceso y su posterior descenso por orificio en la parte superior de la cúpula de la Sangre de Cristo.

Leer también: Avances en Investigación Policial sobre el Incendio en la Catedral de Managua

Vanegas, aseguró que los vapores de alcohol al 96% acumulados en el interior de la cúpula de la Sangre de Cristo, al mezclarse con el aire caliente a temperaturas de 36. 1 grados Celsius produjeron el fuego, en un proceso que científicamente se conoce como desolvatación.

“El fuego producido se propago en el ambiente incendiando las alfombras, vestimenta de la Sangre de Cristo y la cúpula de plástico donde reposaba la imagen de la Sangre de Cristo”, mencionó Vanegas, quien además precisó que la llama abierta de una veladora ubicada al costado oeste de la primera grada de la plataforma de la Sangre de Cristo, la cual permanecía encendida desde las 7 de la mañana hasta las una de la tarde fue determinante para la causa del incendio.