Nacionales

Parlamento de Nicaragua condena el genocidio contra el pueblo palestino

Compartir

Este jueves, el Parlamento de Nicaragua aprobó un decreto de Condena y Rechazo al Genocidio Contra el Pueblo Palestino  en la Franja de Gaza.

En el mismo se destaca que las Naciones Unidas en sus diversas resoluciones exige el reconocimiento del Estado de Palestina y condenan a Israel por irrespetar el derecho internacional, al cometer actos de genocidio, violación de derechos humanos, ocupación de territorios, destrucción de infraestructura, asesinatos colectivos, impedir el uso de servicios básicos y restricción de la movilización de la población palestina.

“Las principales víctimas de estos crímenes de lesa humanidad son las niñas y niños, a quienes se les ha violentado el derecho a la vida, la paz, a la salud, a la educación, alimentación, a tener una familia, a vivir en comunidad, a crecer en un ambiente libre de violencia, a ejercer con libertad sus creencias religiosas y culturales, y a desarrollarse en su propia nación”, señala el decreto.

Leer Aquí: Asamblea Nacional condena las acciones de Ucrania contra la niñez

Nicaragua en su decreto condena y rechaza el genocidio contra el pueblo palestino, y exige “el cese inmediato de los intentos de exterminio étnico del pueblo palestino”.  Además, hace “un llamamiento con carácter de urgencia a los pueblos del mundo, a todos sus órganos y a las organizaciones internacionales con sentido de humanidad, a condenar estos crímenes horrendos, actos irracionales que lesionan la vida y el derecho internacional”.

“Ante el incumplimiento de las resoluciones aprobadas por los órganos multilaterales, que mandatan la creación del Estado de Palestina, con el ejercicio pleno de sus derechos de autodeterminación en cuanto a territorio, recursos naturales, orden jurídico y patrimonio cultural, como única forma de dar solución a la ocupación, guerra y exterminio que continúa viviendo el pueblo palestino; Nicaragua demanda de manera urgente, tal como lo dijo el Padre Miguel D´Escoto Brockman, “reinventar Naciones Unidas y esa facultad de reinventarlas está en el derecho soberano de todos los Estados afectados por sus resoluciones desde su creación en 1947”, indica el mismo.

Compartir