Nacionales

Logros y Avances desde el Ministerio de Hacienda y Crédito Público

Compartir

Jueves 18 de Enero de 2024 | Nota de Prensa

Desde 2007, el Gobierno Sandinista ha sido y seguirá siendo consistente en su compromiso con la estabilidad macroeconómica y el manejo prudente y sostenible de las finanzas públicas, contribuyendo a la seguridad, confianza y certidumbre para la inversión nacional y extranjera, en la tranquilidad de la ciudadanía y en la expectativa positiva de los productores y consumidores.

Esto ha contribuido a encontrar y reencontrarnos con la senda del crecimiento, para profundizar los esfuerzos en pro del Bienestar Social, el Bien Común y la Reducción de la Pobreza.

1. ORIENTACIÓN DEL PRESUPUESTO

Coherentes con los lineamientos de trabajo indicados por la Presidencia de la República, en estos 17 años hemos avanzado con paso firme en 3 niveles de orientación del gasto e inversión:

1. Gasto e inversión : En los primeros años de Gobierno, los recursos se orientaron fundamentalmente en evitar el colapso económico y de los servicios públicos esenciales, herencia de los gobiernos neoliberales; producto de la privatización de la educación y la salud, del deterioro generalizado del sistema vial y de transporte, la descapitalización del sector eléctrico y del agua potable, y la reforma del sistema financiero que condujo al cierre de los bancos estatales, dejando sin alternativas crediticias a los productores.

2. Gasto e inversión de estabilización: Los recursos se orientaron en consolidar la oferta de bienes y servicios públicos, dada la demanda creciente por la gratuidad de los mismos.

3. Gasto e inversión de crecimiento: Se orientaron recursos en aumentar la capacidad productiva, incrementar el consumo y comercio futuro, y fortalecer las reservas financieras preventivas para ampliar el impacto de las inversiones.

Aunque la atención a las prioridades se ha ajustado conforme las condiciones complejas del contexto internacional y de los shocks que ha vivido el país; es incuestionable que los datos, los reconocimientos nacionales e internacionales, los resultados y -sobre todo- la opinión de las familias nicaragüenses, demuestran que la ruta que recorre el país es correcta, es justa para las mayorías y es sostenible.

2. INDICADORES PRESUPUESTARIOS

– Gracias al buen desempeño económico del país, el Presupuesto ha crecido 6 veces, pasando de C$21 mil 158 millones en 2006 a C$121 mil 894.3 millones en 2023, alcanzando una sostenibilidad extraordinaria considerando que el 99.5% del presupuesto 2023 fue financiado con recursos nacionales (76% en 2006).

– La Inversión Social ha sido una prioridad en las finanzas públicas, incrementando las inversiones en salud, educación, viviendas, servicios comunitarios de desarrollo local, y más de 30 programas sociales. En 2006 el presupuesto para gasto-inversión social era C$10 mil 324.6 millones y en 2023 se incrementó hasta C$66 mil 594.4 millones (+545%).

– Los recursos destinados a programas y proyectos directamente relacionados con el combate a la pobreza han registrado un crecimiento trascendental, pasando de C$11 mil 441 millones en 2006 a C$75 mil 461.4 millones en 2023 (+560%); contribuyendo a la importante reducción de la pobreza que se ha dado en el país.

– Hemos aumentado sostenidamente el presupuesto del Programa de Inversión Pública (PIP), para la construcción y mejoramiento de bienes y servicios públicos, creación de empleos e incremento de la competitividad del país; pasando de C$7 mil 138.9 millones en 2006 a C$34 mil 501.8 millones en 2023 (+383%).

Cabe señalar que en 2006 casi la mitad del PIP correspondía a gasto corriente: consultorías, megasalarios y otros, lo que fue totalmente depurado en 2009, por lo que nuestro PIP está 100% dirigido a infraestructuras y desarrollo del capital humano.

– Hemos avanzado en que los proyectos del PIP cuenten con estudios de preinversión, de tal forma que se garantice la calidad de los mismos. Antes de 2007, menos del 30% de los proyectos contaban con estudios, actualmente el 90% de los proyectos cuentan con estudios (+200% respecto a 2006).

– A fin de proteger el poder adquisitivo de los hogares nicaragüenses, especialmente los más vulnerables, y apoyar la estabilidad de precios en todas las actividades econó-micas del país por el incremento de los precios del petróleo y sus derivados, el Gobierno ha mantenido la política de subsidios al transporte colectivo y al consumo de agua y energía eléctrica de los jubilados, destinando entre 2007-2023 más de C$10 mil millones, con un promedio anual de C$600 millones.

– Por otra parte, como respuesta al complejo y convulso escenario internacional, el Presi-dente Daniel Ortega y la Vicepresidenta Rosario Murillo, autorizaron un Programa Especial de complemento a los subsidios, por aproximadamente C$7 mil millones, para contener la inflación por medio de la estabilización de los precios de la energía, agua, combustibles y gas licuado. Aquí se incluye, a partir de marzo 2022, la política de mantener congelados los precios para los consumidores finales de los combustibles de gasolina y diésel, mediante un esfuerzo presupuestario de más de C$3 mil millones.

– Hemos garantizado los recursos financieros para proteger y ampliar el empleo público del Gobierno Central, asegurando fundamentalmente los servicios esenciales de educación, salud, seguridad y defensa.

– Ajustes anuales sostenibles al salario mínimo; el que ha pasado de C$1,124.76 en 2007 a C$6,480.04 en 2023, es decir +476%.

3. GESTIÓN EFICIENTE DE RECURSOS EXTERNOS

– Entre 2007 y 2023 hemos contratado US $9 mil 494.63 millones en préstamos externos, equivalente a un promedio anual de US $558.5 millones. Este promedio es 90% mayor a lo que contrataron los gobiernos neoliberales en 2006.

– ¿Por qué alcanzamos esos niveles de contratación? Porque, según los mismos organismos financieros, somos de los mejores ejecutores, de los mejores pagadores y de los mejores rendidores de cuentas; no solo a nivel regional, también a nivel mundial.

– Estos recursos externos han sido orientados casi en su totalidad al PIP, focalizados en sectores estratégicos productivos y socia-les: Salud (12%); Energía (15.1%); Agua, alcantarillado y saneamiento (11%); Infraestructura vial y transporte (30.3%); Educación (2%), viviendas de interés social (3%), Agropecuario (7.86%) y otros (18.61%).

– Además, hemos acompañado la negociación de importantes acuerdos con países amigos, empresas y organismos, lo que también contribuye en la atracción de Inversión Extranjera Directa (IED), la que en 2023 se estima en alrededor de US $1 mil 800 millones, equivalente a 6 veces más la IED de 2006.

4. AVANCES EN BUENA GESTIÓN PARA RESULTADOS

En cuanto a la Gestión para Resultados, a partir de 2007 el Gobierno ha rescatado y reposicionado la planificación nacional e institucional, como instrumento para dar coherencia a las diversas acciones del Gobierno, en respuesta a los diferentes temas de interés del país. Es decir, para el Modelo de Desarrollo Sandinista, la planificación es un instrumento clave para armonizar, orientar y focalizar los esfuerzos de Restitución de Derechos, Satisfacción de Necesidades, bienestar social y Bien Común.

Entre 1990 y 2006, desde su enfoque ideológico, los gobiernos neoliberales desmontaron el Estado, incluyendo la capacidad de planificación desarrollada en los años ochenta, dejando el control del desarrollo a las fuerzas del mercado; un modelo que ha demostrado ser ineficaz para alcanzar objetivos primordiales como la reducción de la pobreza.

En este sentido, entre 2007 y 2023 hemos logrado lo siguiente:

– En enero 2007, el Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, orientó elaborar un Programa Económico Financiero (PEF), que por primera vez en la historia fue formulado por el Gobierno, hecho a la medida del país y que también sirviera para las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional, dado que en ese momento Nicaragua tenía la condición de País Pobre Altamente Endeudado (HIPC por sus siglas en inglés). Ese PEF daba garantías de que Nicaragua es un país viable, confiable y seguro para la cooperación externa y la inversión nacional y extranjera. Luego de esto, año con año se realizan actualizaciones al PEF.

– También, se orientó que una vez concluido el PEF, se emprendiera la tarea de elaborar el Plan Nacional de Desarrollo Humano (PNDH), construido sobre bases realistas que permitiesen su cumplimiento. El PNDH, como “Plan Vivo”, ha estado en constante actualización. El primero se presentó en octubre 2008, luego se preparó el PNDH 2009-2011, el PNDH 2012-2017, el Programa Nacional de Desarrollo Humano 2018-2021 y el Plan Nacional de Lucha contra la Pobreza y para el Desarrollo Humano 2022-2026.

La implementación de estos planes a través de un conjunto articulado de políticas, estrategias, programas y proyectos, acompañado de la seguridad, paz, estabilidad macroeconómica y la inversión nacional y extranjera, permitió que se redujera significativamente la pobreza en el país. Según la última Encuesta de Medición de Nivel de Vida (EMNV 2016), la pobreza general pasó de 48.3% en 2005 a 24.9% en 2017 y la pobreza extrema de 17.2% a 6.9% en el mismo periodo.

Por otra parte, un pre-censo realizado en 2023 indicó que la pobreza extrema se ubica en 6.3%, lo que indica que los programas económicos y socioproductivos del Gobierno han sostenido la tendencia de reducción de la pobreza extrema, a pesar de los shocks que ha vivido el país, entre ellos, el Intento Fallido de Golpe de Estado (uno de los shocks más violentos desde el terremoto de 1972).

– A fines de 2007, desde el Consejo de Comunicación y Ciudadanía para el Bienestar Social, se impulsó la formulación del Plan de Acción Ciudadana 2008, siendo la primera vez en la historia que se logra la expresión territorializada de todos los Planes de las Instituciones del Gobierno. Actualmente estos planes son conocidos como Planes de Buen Gobierno. Este ejercicio fue la raíz para que, a partir de 2015, se formulen de manera articulada los Planes de Buen Gobierno, el Presupuesto General de la República, el Programa de Inversión Pública y el Marco Presupuestario de Mediano Plazo; un avance que se ha con-vertido en un referente de buena gestión pública al menos en toda Latinoamérica.

– Desde 2007 hasta la fecha se han formulado Marcos Presupuestarios de Mediano Plazo, los que, en la actualidad, están armonizados con el Plan Nacional y el PEF. Esto garantiza la previsibilidad de las asignaciones presupuestarias para el cumplimiento de los planes y compromisos de Buen Gobierno. Es decir, de antemano las instituciones tienen montos referenciales de asignaciones presupuestarias para formular sus planes de mediano plazo.

– Otro avance relevante de buena gestión pública, reconocida por organismos internacionales, ha sido el Modelo automatizado de planificación, monitoreo y seguimiento instalado en el país. En abril 2008 se puso en funcionamiento la plataforma informática “Sistema de Información del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional (SIGRUN)”, diseñado con personal del Gobierno y alimentado por las instituciones.

En 2010 un total de 52 instituciones tuvieron sus planes automatizados y monitoreados desde el SIGRUN. Actualmente hay 62 instituciones que utilizan el SIGRUN como herramienta para garantizar el alineamiento de la planificación institucional con el plan nacional, y para dar seguimiento a sus metas con frecuencia mensual y hasta el nivel territorial. Esta innovación es pionera a nivel internacional en cuanto a la planificación y seguimiento de manera automatizada; algo que no existía antes de 2007.

 En 2018, con la migración del Sistema Integrado de Gestión Financiera y Auditoría (SIGFA), al Sistema Integrado de Gestión Administrativa Financiera (SIGAF), se aceleró el mecanismo de pagos del Gobierno, aumentando en 70% los pagos por Transferencia respecto a 2007. Además, se cuenta con información más adecuada para la administración del presupuesto.

– En 2007 se instaló el Sistema de Contrataciones Administrativas Electrónicas (SISCAE), con lo que se modernizaron y volvieron transparentes las compras del Estado. Al cierre de 2023 había 11,708 Proveedores registrados en línea, en comparación a 751 en 2007 (15 veces más registros). Esta Plataforma no existía en 2006. Además, recientemente se han realizado ajustes al marco legal de compras del Estado, lo que garantizará mayor transparencia e idoneidad en la asignación de las compras y contratos.

– En 2006, el monitoreo y evaluación del Programa de Inversión Pública se realizaba únicamente de forma financiera; es decir, únicamente se medían los niveles de gasto respecto al presupuesto aprobado a cada proyecto. En 2023 el monitoreo a inversiones se ha visto mejorado a través de innovaciones tecnológicas que facilitan el seguimiento y evaluación de Programas y Proyectos a través del Banco de Proyectos (BP) del Sistema Nacional de Inversión Pública, mismo que cuenta con 600 usuarios activos de las diferentes instituciones.

– Respecto a la rendición de cuentas del Gobierno, desde 2008 la Presidencia de la República entrega al pueblo nicaragüense y a la Asamblea Nacional, un informe pormenorizado de los logros alcanzados en la gestión del año anterior.

Compartir