Internacionales

La popularidad de Biden ha comenzado a derrumbarse según encuestas

Compartir

No hay descanso para una Casa Blanca bajo presión este Día del Trabajo mientras el presidente Joe Biden aborda los desafíos de salud, económicos y legislativos que se profundizaron bajo su mandato y están comenzando a erosionar su posición política.

Un empeoramiento de la pandemia de Covid-19, con la preocupación adicional del impacto de la variante delta en los niños, las consecuencias de la caótica retirada de Afganistán y las nuevas preocupaciones sobre el crecimiento del empleo pesan sobre la administración después de un verano difícil. Las nuevas complicaciones sobre la aprobación de la amplia infraestructura y el programa social del presidente, y una impactante acción de Texas para nada más ni nada menos que proscribir el aborto están exacerbando un menú extraordinario de crisis.

Leer También: Tiroteo en la capital de EE.UU. deja al menos tres muertos

Sobre Afganistán y la cuestión de las vacunas de refuerzo de Covid-19, hay indicios de que el contacto previamente estable de la administración ha sido menos certero. A medida que la variante delta arrasa en todo el país y después de una retirada de Afganistán en la que Biden apareció en ocasiones menos que sincero y dispuesto a pasar la pelota, la popularidad del presidente ha comenzado a derrumbarse.

En la última encuesta de NPR / PBS NewsHour / Marist publicada la semana pasada, su índice de aprobación cayó al 43%, el más bajo de su presidencia hasta ahora y 6 puntos porcentuales menos que en julio.

Las calificaciones de los presidentes a menudo fluctúan. Pero mantenerse en un territorio saludable es fundamental para Biden y su Partido Demócrata antes de las elecciones de mitad de período del próximo año que decidirán si su presidencia está limitada por mayorías republicanas en la segunda mitad de su mandato. La nueva caída en su posición sugiere que el Partido Republicano, que ha luchado por hacerle daño a la presidencia de Biden hasta ahora, puede estar ganando algo de tracción. O, posiblemente, las implacables crisis de los últimos meses ahora pueden estar alcanzando a Biden.

Compartir