Internacionales

Grecia se quema mientras la ola de calor más intensa en 40 años azota el país

Compartir

Tras una semana inmersa en la mayor ola de calor vivida en cuarenta años, Grecia continúa la lucha contra numerosos incendios en varios puntos del país, donde decenas de poblaciones han tenido que ser evacuadas y las familias que han perdido sus hogares aumentan por momentos.

«El país se enfrenta a una crisis ambiental sin precedentes, con múltiples grandes incendios en muchas partes, resultado de una ola de calor que ahora está entrando en su segunda semana», dijo este jueves el primer ministro, Kyriakos Mitsotakis, en una visita al centro de coordinación del incendio que está arrasando con los alrededores del yacimiento arqueológico de la Antigua Olimpia, cuna de los Juegos Olímpicos, que hasta ahora se ha salvado gracias a un gran operativo.

El primer ministro lamentó que a pesar de contar «con más medios aéreos per cápita que cualquier otro país, es imposible tenerlos disponibles en todas partes» y advirtió de que la batalla contra el fuego está lejos de llegar a su fin pues mañana habrá «vientos más fuertes».

Lee Aquí: La OPS pide donación de vacunas para América Latina y el Caribe

El incendio al pie del monte Parnés, que desde este martes ha quemado más de mil hectáreas y dejado a cientos de personas sin hogar en los suburbios del norte de Atenas, está de nuevo fuera de control, después de que esta tarde surgieran tres nuevos focos que ya se han unido para formar uno solo de más de tres kilómetros de largo.

Las llamas han alcanzado ya algunas casas en el suburbio de Drosopiyí, han rodeado el municipio de Kryoneri y se encuentran a pocos metros de Tatoi, el palacio de veraneo de la antigua familia real helena, mientras los bomberos intentan contener su avance en varias direcciones con la ayuda de nueve helicópteros, cuatro hidroaviones y 40 bomberos enviados por Chipre, soldados de infantería, policías y voluntarios.

A pesar de que el aviso para evacuar Drosopiyí fue dado hace horas, medios locales informaron de dos personas atrapadas y tres heridos con quemaduras. Mientras, la autovía que conecta la capital con Salónica, la segunda mayor ciudad del país, ha sido cerrada al tráfico.

Entre las últimas zonas arrasadas hay una gran área forestal que sirve de pulmón para la capital griega y, mientras las autoridades esperaban poder controlar su avance antes de que mañana aumente la fuerza de los vientos, las altas temperaturas generadas por el incendio han creado ráfagas de viento que dificultan su extinción.

Compartir