Nacionales

Gobierno lamenta la pérdida de 6 vidas como consecuencias de las lluvias

Compartir

La vicepresidente del país Rosario Murillo, en nombre del gobierno envió mensaje de condolencia y solidaridad a las familias de 6 personas, incluyendo a dos niños, quienes perdieron la vida como consecuencia de las lluvias que se registran en el país, producto del paso de IOTA por territorio nacional.

La vicemandataria lamentó las pérdidas de estas valiosas vidas y llamó a las familias a tomar con responsabilidad las recomendaciones de las autoridades, recordando que el peligro no ha pasado, aunque el fenómeno haya salido ya del territorio.

Leer Aquí: Tormenta IOTA se localiza en territorio de Honduras

Recalcó que las familias en los albergues deben permanecer ahí y no regresar a sus hogares hasta que el peligro haya pasado para evitar tragedias como estas.

Informó que los fallecidos son doña Maria de la Cruz Duarte, de Quilalí, Carlos Carazo y Francisco Carazo padre e hijo de Wiwilí, Jinotega, Carlos José López de 40 años en Santa Ana, en el Diamante, Jinotega y dos niños en Carazo.

Dio a conocer que se contabilizan 62 mil 914 personas evacuadas en 683 albergues y 41 mil brigadistas entre comunitarios, de instituciones del Estado incluyendo Ejército y Policía, quienes estàn en la primera línea de atención ante la emergencia.

Dijo que IOTA se encuentra en territorio hondureño y localizaba al corte del informe a 45 kilómetros de Ocotal, reportando vientos de 19 kilómetros por hora.

Refirió a los daños parciales y totales de tres puentes, entre ellos el puente Rosa Grande entre Siuna y Waslala. Además indicó que se evaluarán los daños en infraestructura vial, viviendas, centros de salud, hospitales y otros.

Agregó que se han entregado planes techos y sus complementos para 6 mil familias, pero que se enviarán más cuando las condiciones del río Wawa lo permita.

La vicemandataria insistió en el cuido de la vida y reiteró el compromiso del Gobierno Sandinista en garantizar la seguridad y acompañamiento de las familias nicaragüenses.

Compartir