Internacionales

Gobierno británico dicta restricciones contra el Coronavirus por seis meses.

Compartir

El primer ministro británico, Boris Johnson, ha presentado en el Parlamento una nueva lista de restricciones, «equilibradas y proporcionadas», para evitar un confinamiento similar al de la primavera de este año. El anuncio llega después de que los principales asesores científicos del Gobierno advirtieran el lunes sobre el aumento exponencial de casos y su posible conversión en ingresos hospitalarios y fallecimientos.

PULSE AQUÍ: Detienen a agente policial de Nueva York por presunto espionaje en China

La lista de restricciones, que entrarán en vigor este jueves, incluye la extensión de la orden para que no se congreguen más de seis personas en espacios interiores o exteriores y la prohibición de congregarse para asistir a espectáculos deportivos o conferencias profesionales. Los asistentes a funerales no podrán ser más de 15 y los pubs, que han de cerrar a las 11 de la noche, tendrán que hacerlo a las 10.

El Gobierno da un giro de 180 por ciento en su incitación al regreso a los lugares de trabajo para aliviar la economía del transporte y del comercio en el centro de las ciudades. Quien pueda trabajar desde su domicilio debe hacerlo, recomienda ahora. Exige también que los empleados en comercios y en la hostelería lleven mascarillas, como se exige a los clientes. Permanecerán abiertas escuelas y universidades.

La oposición ha expresado su apoyo a las medidas, pero señalando, en el caso del laborista Keir Starmer, que «estas medidas se podrían haber evitado» si el sistema de test fuese mejor. El portavoz del Partido Nacional Escocés(SNP), Ian Blackford, le pidió que no cancele en octubre la subvención pública del 80% del salario de empleados en empresas que tienen dificultades.

Las nuevas medidas son el resultado de trazar un equilibrio entre las dos posiciones que dividen al país, y que se reflejan también en el Gabinete o en el grupo parlamentario conservador. Johnson las describió mediante caricaturas como «la de aquellos que quieren un confinamiento general permanente y la de quienes proponen dejar que el virus continúe sin freno».

En los últimos días se había publicado que el Gobierno planeaba un confinamiento general de dos semanas al final de octubre, y se presentaba la iniciativa como la creación de un cortocircuito en la transmisión del virus. Johnson ha optado por una serie de medidas que tiene menor impacto social y mayor longitud. Preguntado por los criterios que llevarían a su abandono, señaló que se guiará por la evolución del índice de transmisión y por el número de hospitalizaciones.

Diez millones de británicos están ya viviendo con restricciones similares o más estrictas, como la prohibición de reunirse personas de diferentes viviendas.

Compartir