Curiosidades

Gato ratonero de la cancillería británica se jubila

Compartir

Luego de cuatro años en el cargo, el gato Palmerston, ratonero jefe de la Cancillería británica, deja el servicio diplomático. Así lo ‘anunció’ de forma oficial en una carta enviada a Simon McDonald, subsecretario permanente del servicio, en la que explica que quiere vivir en el campo y pasar más tiempo «relajándose lejos del centro de atención».

Te puede interesar: Por ser tan gordo, un estafador se salva de ir a prisión


El felino, que cuenta con más de 105.000 seguidores en Twitter, explica que durante la pandemia, y como tantos otros funcionarios públicos, decidió «trabajar desde casa», sin dejar de ser «tan diligente como siempre».

Allí, trepando los árboles y patrullando los campos, descubrió que la vida lejos del frente es «más relajada, más tranquila y más fácil», aunque confiesa que echará de menos «el ajetreo y el bullicio de la oficina». También extrañará escuchar los pasos de un embajador y correr a su escondite «para ver quién es», mientras que su maniobra característica —»fingir estar dormido» mientras escucha «las conversaciones de todos los dignatarios extranjeros»— será «una gran pérdida» para la recopilación de inteligencia británica.

Simon McDonald, el destinatario de la carta —firmada con dos impresiones de las patas—, confirmó que, «después de cuatro años y medio felices», el gato «se jubila a finales de agosto». «Todos en el Foreign Office lo echarán de menos», aseguró McDonald. Un sentimiento que comparten todos los colegas del gato, según un tuit y un video publicado por la Cancillería.

Compartir