Financiera le sigue cobrando a una muerta

Lina Betancourt, una chica de 23 años y de nacionalidad colombiana, murió en Valencia después de someterse a una operación de aumento de pecho en el Hospital 9 de Octubre. La cosa no queda ahí, porque la financiera que se hizo cargo de la operación le está reclamando a la familia el dinero pese al fallecimiento de la joven.

Según ha contado una amiga de la joven, Isabella, que la acompañó durante la cirugía, la operación debía durar una hora, pero no fue hasta pasadas tres horas cuando un sanitario le dijo que avisara a la familia de la chica porque «algo había pasado».

«Me dijeron que hubo una complicación, que tuvo dos paros cardiorespiratorios». Cuando su progenitor llegó desde Holanda, lugar donde trabaja, la joven ya estaba con un 80 por ciento del cerebro muerto. Dos semanas después de la operación, murió en el Clínico de Valencia.

La abuela de Lina fue quien se ha hecho cargo de la operación a cuotas a través de una financiera. «A día de hoy le siguen reclamando las mensualidades», señala Isabella. «Nos dicen que son una empresa ajena a Dorsia y que no tenían conocimiento de ello. Yo les puse de manifiesto que Lina había muerto a causa de esa operación de pecho que estaban intentando cobrar, pero la financiera insiste en el pago».

Comments are closed.