Internacionales

El G-20 recalca en la necesidad de una vacuna asequible y universal

Compartir

Una vacuna universal y asequible y coordinar las respuestas ante un desafío global. Fue la reclamación casi unánime de los líderes del G-20 este sábado durante la primera jornada de la cumbre virtual que acoge Arabia Saudí, presidenta de turno del grupo, en plena segunda ola de la pandemia de coronavirus, con más de 57 millones de casos y 1,3 millones de muertes en todo el mundo.

TE PUEDE INTERESAR: Portugal prohibirá los viajes entre municipios para evitar contagio de la pandemia

El objetivo, según resaltaron varios de los líderes participantes, entre ellos el español Pedro Sánchez, es evitar que los países más pobres se queden descolgados. «No habrá una respuesta eficaz que no sea global, coordinada y solidaria», destacó el presidente francés, Emmanuel Macron. «No estaremos a salvo hasta que todo el mundo esté a salvo», dijo, a su vez, el anfitrión de la cita, el rey saudí Salman bin Abdulaziz.

Tanto Macron como la cancillera alemana, Angela Merkel, pusieron el acento en la necesidad de contribuir económicamente en los esfuerzos para que la vacuna sea accesible. Se referían en concreto al Acelerador del acceso a las herramientas contra el covid-19 y a su mecanismo COVAX, una «plataforma global única destinada al desarrollo, la producción y el acceso a medicamentos, pruebas diagnósticas y vacunas» contra el coronavirus.

De momento, esta herramienta, que se puso en marcha a finales de abril tras la cumbre extraordinaria del G-20 de marzo, ha logrado recaudar 4.220 millones de euros y su objetivo es repartir 2.000 millones de dosis hasta finales del 2021.

La defensa del multilateralismo y de organismos supranacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS) fue otro de los temas que se abordaron durante la reunión. Merkel y el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, instaron a fortalecer la entidad, duramente vapuleada por la Administración de Donald Trump, que llegó incluso a retirar a EEUU de su seno.

El dirigente de Italia, que asumirá la presidencia del G-20 el próximo año, anunció también que durante su mandato promoverá un esfuerzo coordinado para superar la crisis económica con especial atención a los países más vulnerables. Y es que el reto es ingente, por lo que tanto Arabia Saudí como varios de los países participantes propusieron que la recuperación sea «inclusiva» y «sostenible».

En el apartado económico, China reclamó «reducir los impuestos y las barreras aduaneras» e instó a bajarar la posibilidad de «liberalizar el comercio de equipamientos médicos esenciales». En la misma línea se expresaron el presidente de Tuquía, Recep Tayyip Erdogan, que criticó el refuerzo de la «tendencia a aislarse» y a «elevar nuevamente muros de aduana», y el presidente de Rusia, Vladímir Putin, que abogó por el final de las prácticas proteccionistas y de las sanciones unilaterales para salvar los grandes desafíos que esperan al mundo cuando empiece a recuperarse de la pandemia.

Compartir