Internacionales

Ejecutan con inyección letal a hombre en Oklahoma

Compartir

El estado de Oklahoma, Estados Unidos ha aplicado la pena de muerte a un hombre condenado por asesinato en 1998, poniendo así fin a una moratoria de seis años.

John Marion Grant, de 60 años, que sufrió convulsiones y vomitó mientras era ejecutado por inyección letal, fue condenado a muerte por el asesinato de una trabajadora de la cafetería de la prisión.

Leer También: Modifican código de vestimenta en distrito escolar en Pensilvania

El recluso fue declarado muerto a las 4 y 21 de la tarde del jueves tras ser atado a una camilla dentro de la cámara de ejecución y recibir una inyección letal de tres drogas —sedante, paralizante, y cloruro de potasio— que tiene por objetivo sedar y anestesiar primero al prisionero antes de matarlo, sin dolor, mientras está inconsciente.

El protocolo de las tres drogas ha sido criticado por ser potencialmente inhumano. El propio Grant fue parte de una demanda federal presentada por más de dos docenas de reclusos condenados a muerte en Oklahoma que argumentaban que el método de inyección letal «corre el riesgo de causar dolor y sufrimiento inconstitucional».

Compartir