Discurso

Palabras del Presidente-Comandante Daniel en Homenaje Póstumo a Blanquita Sandino Aráuz

Compartir

Palabras del Presidente-Comandante Daniel
en Homenaje Póstumo a Blanquita Sandino Aráuz
Hija del General de Mujeres y Hombres Libres
Augusto C. Sandino y Blanca Aráuz
26 de Diciembre del 2022

Queridos hijos, nietos y nietas, bisnietos y bisnietas de Blanca Segovia… ¡Blanquita! Todavía escucho su voz, todavía hace 4 días, cuando recién ingresaba al hospital, escuchamos su voz, hablamos con ella y, a pesar de la situación que era realmente delicada, grave, su voz no titubeaba, y siempre con esa energía.

Yo le decía a Blanquita cada vez que me encontraba con ella, y cada vez que conversaba con ella personalmente, o que hablábamos por teléfono, que escucharla a ella era llenarse de energía, de la energía de nuestro General, y de Blanca Aráuz, de su madre.

Una Mujer con una fortaleza divina y esa fortaleza que viene a darle a los Seres Humanos las capacidades, como decía nuestro General Sandino, de ir Siempre Más Allá… A pesar de los obs-táculos, a pesar de los desafíos, Siempre Más Allá ! Esa era, y es, Blanca Segovia, porque a pesar de su desaparición física ella sigue estando presente y nos acompaña, acompaña a su Familia, acompaña al Pueblo nicaragüense y nos acompaña diciendo: Siempre Más Allá !

Hoy es 26 de Diciembre… El 26 de Diciembre del año 1932, en Vida nuestro General Sandino, ya había logrado derrotar a los yanquis invasores, y un día como hoy, en los Estados Unidos, desde Wa-shington, sede del Gobierno del Imperio yanqui, da a conocer que el último marino yanqui que se encontraba en Nicaragua, todavía quedaban marinos yanquis, saldría de Nicaragua el 2 de Enero del año 1933; es decir, ya a pocos días de la salida del último marino, que plasma lo que fue la Victoria del Ejército Defensor de la Soberanía Nacional, creado y encabezado por nuestro General Sandino.

Y el enemigo sigue siendo el mismo, cuántos años han pasado, después conspiraron y asesinaron al General Sandino, pero quedó la Fuerza, la Fuerza de los Héroes que a lo largo de la Historia, desde Diriangén a José Dolores Estrada y Andrés Castro, hasta Zeledón y nuestro General Sandino, le inyectaron una fortaleza al Pueblo nicaragüense, que lo ha hecho imbatible el Pueblo nicaragüense, derrotando, derrotando, una tras otra, las agresiones yanqui.

Y en este día en el que estamos en vísperas de que Blanquita retorne a San Rafael, allá en Jinotega, a acompañar a su madre, Blanca Arauz, van a estar en el centro de San Rafael, en el Centro del Pueblo, donde está el Museo, el Centro Cultural Museo, Centro Histórico, y ahí estarán las dos, una al lado de la otra, en el patio, en el centro.

Y, desde ese Sitio Sagrado seguirán ellas inspirando la lucha de nuestro Pueblo, dándole fortaleza y energía a nuestro Pueblo, y dándoles a [email protected] nicaragüenses el Derecho a defender la Paz, la Estabilidad y la Seguridad, que es el mayor Bien que puede defender un Pueblo.

[email protected] [email protected] nicaragüenses, en nombre de [email protected] ustedes, en nombre del Pueblo de Nicaragua, le decimos a Augusto, a Julio, a Walter, les de-cimos a las nietas de Blanquita, a los nietos de Blanquita, a los bisnietos, les decimos que el Pueblo entero de Nicaragua, las acompaña, los acompaña.

Y que, como bien decía Walter, bueno, cesó de latir el corazón de Blanca, son momentos inevitables en lo que es la Vida… La Vida, ya sabemos, no es más que un tránsito, desde que nacemos ya se sabe que llegamos a un momento en que se pasa a otro Plano de Vida, que hemos conocido como la muerte, pero no es más que un tránsito. Y así como en la venas de nuestro Pueblo, en nuestras venas corre la sangre de nuestros Héroes y Mártires, también seguirá corriendo la sangre de Blanca Segovia Sandino.

Blanca Segovia Sandino, Siempre Presente, siempre acompañando también a nuestro General en estas batallas que el Pueblo nicaragüense seguirá librando, por la Paz, por la Libertad, por la Justicia. Y le decimos a Blanquita : ¿Dónde está Blanquita? ¿Dónde está Blanquita? ¡Está aquí! Está aquí en el Corazón nuestro, de todos los nicaragüenses, de todo el Pueblo, aquí está presente, ¡acompañándonos! Blanquita, Blanquita con tu padre repetimos esa consigna libertaria: ¡Patria Libre o Morir!.

Compartir