Discurso

Palabras del Presidente-Comandante Daniel en el Homenaje a Roberto Clemente (31-12-22)

Compartir

Palabras del Presidente-Comandante Daniel
en el Homenaje al Héroe Nacional
Roberto Clemente en el 50 Aniversario
de su Tránsito a la Inmortalidad
31 de Diciembre del 2022

Buenas noches, [email protected] nicaragüenses, Familias de estas Tierras Benditas y Libres.

Nos encontramos en este sitio donde se encuentra el antiguo Estadio Nacional, hoy Estadio Stanley Cayasso. Nos encontramos también resguardados por nuestro General Sandino en la fuente donde tenía él que ocupar ese sitial, que lo ocupó el 19 de Julio de 1979.

Hoy, 31 de Diciembre de este Año 2022, último día del Año 2022, en el Mundo ya han despedido, en otras Regiones, al Año 2022, lo estarán despidiendo en otros lugares, como lo estamos despidiendo aquí en Nicaragua el Año 2022.

También al despedir el Año 2022 estamos dando la bienvenida al Año 2023, y nos unimos al Pueblo en esta Noche de Despedida del Año 2022 y de Bienvenida al 2023, Año en el que, Gracias a Dios, traerá más Prosperidad, más Bienestar al Pueblo nicaragüense.

En esta Noche de Despedida de Año y de Bienvenida de Año, estamos rindiendo Homenaje a un Héroe, a un Pelotero, a un Jugador de origen puertorriqueño, que dio su Vida por Nicaragua: Roberto Clemente. Lo tenemos aquí a la entrada del Estadio, ahí tenemos las fotos de Roberto, Héroe Nacional, y en medio de esa escultura que tiene ya también muchos años, decenas de años, una escultura donde están todos los Deportes, Atletismo, Beisbol, o sea, están ahí presentados.

Esta escultura fue obra de un escultor nicaragüense, Fernando Saravia, y le puso de nombre “Los Gimnastas, ese nombre le puso a la escultura, “Los Gimnastas”, y ahí están deportistas de Natación, Tenis, Boxeo, Beisbol, Voleibol y Corredores de Pista. Todos ellos están.

Una Obra Extraordinaria, Magistral, que fue realizada a escala monumental, en concreto fundido, en el año 1947. Fíjense, desde el año 1947. Y a pesar del terremoto quedó intacta la obra, no se partió, no se destruyó.

Clemente estuvo aquí en Nicaragua, vino a jugar en el año 1964, primera ocasión que vino a Nicaragua, y vino con un Equipo a una Serie Interamericana de Beisbol Profesional, Equipo que llevaba o lleva el nombre de “Los Senadores”.

Él venía de jugar de Grandes Ligas, ya estaba en Grandes Ligas cuando vino a jugar a Nicaragua; él jugaba el Jardín Derecho y la gente ya aquí lo conocía, y lo admiraba, por la forma en que él descollaba allá en Grandes Ligas.

Luego regresó a Managua y jugando en este Estadio, allí jugó Clemente, regresó a Managua al Campeonato Mundial de Beisbol de 1972, y estaban Puerto Rico y otros Equipos de la Región; y fue la segunda ocasión en que Clemente está en Nicaragua.

Luego, en el año en que él había estado por acá, en el año 1972 fue el terremoto, ya a finales de año, en Diciembre fue el terremoto, 50 años del terremoto, rendimos Homenaje a las Víctimas del terremoto en el 50 Aniversario. Y cuando se entera Clemente del terremoto en Nicaragua, de los daños que ha provocado, de la cantidad de víctimas, muertos, ahí le salió una vez más lo que era su Espíritu Solidario.

Porque le dolió lo que estaba pasando en Nicaragua con el terremoto, y decidió traer un avión con ayuda para el Pueblo, a las víctimas, las Familias que habían sobrevivido el terremoto y que estaban viviendo en condiciones realmente duras, difíciles, críticas, dolorosas.

Entonces vino, organizó… el terremoto fue el 23, y ya para el día 30 tenían cargando el avión, y el 31 de diciembre de 2022, un día como hoy, él podía perfectamente haber despachado la carga para Nicaragua y estaba siendo solidario indiscutiblemente, y quedarse con su Familia a esperar despedir el año y esperar el año, allá en Puerto Rico, con su esposa, con sus hijos, con sus amistades; pero él dijo, no, yo tengo que ir allá, a Nicaragua, a entregar directamente esta ayuda. Y abordó el avión.

Ahorita tenemos las 6:30, 7:30, 8:30 de la noche, ya a las 9 de la noche el avión había despegado de suelo puertorriqueño, ya iba sobre el Océano rumbo a Nicaragua, y a las 9 de la noche con 22 minutos la torre de control, que le da seguimiento lógicamente a un vuelo que está levantando, que está saliendo, perdió contacto con los Pilotos. Y empezó la preocupación, sonaron las alarmas, y trataron de ubicar a través de otras torres, tratar de ubicar si el avión se había desviado, pero no, el avión había caído en el Océano, en el Mar Caribe.

Y ahí está, como bien se dijo en aquel momento, en el Gran Mar Caribe la sepultura de Roberto Clemente. Su cuerpo quedó sepultado en el Mar, pero su Alma, su Espíritu, su Espíritu Solidario quedó en el Alma de los nicaragüenses, y en el Alma de los puertorriqueños. Y esta noche le rendimos Honores a Roberto Clemente, y le decimos: ¡Gracias, Clemente, gracias, gracias por tu Heroísmo, gracias por tu Entereza, gracias por tu Solidaridad!

Si en la Humanidad tuviésemos ese tipo de comportamiento solidario, reinaría la Paz en el Mundo. Por eso es que el ejemplo de Clemente es un ejemplo que lo tenemos que asumir los nicaragüenses; los Maestros, los Trabajadores de la Salud, la Juventud, los Niños, tomar de ejemplo a Clemente. Un ejemplo de lo que es la práctica ejemplar de un Ser Humano Extraordinario, que cumplió con ese Principio: “Ama a tu Prójimo como a ti mismo”. Y Clemente amó a Nicaragua, amó a este Pueblo, como a sí mismo. 

¡Que Viva Roberto Clemente!

¡Clemente Vive en el Pueblo…!

¡Clemente Vive en Nicaragua…!

¡Clemente Vive en nuestros Corazones!

Compartir