Discurso

Acto de Conmemoración de los 50 Años del Terremoto de 1972 en Managua (23-12-22)

Compartir

Acto de Conmemoración de los 50 Años del Terremoto de 1972 en Managua
23 de Diciembre del 2022

Palabras de Rosario

Buenas tardes a las Queridas Familias de nuestra Nicaragua Bendita y Siempre Libre !

Queridas Familias de Managua, cuánto se nos acumula en el Corazón en un día como hoy, cuando como Creyentes celebramos la Vida, la Vida de tantos Hermanos que partieron a otro Plano, pero están con nosotros, porque la Vida és precisamente un continuo renacer. Y cómo nos sentimos de bendecidos, de fortalecidos, porque la Vida nos ha dado tanto a nosotros, al Pueblo de Nicaragua, a las Familias nicaragüenses.

Hemos aprendido en cada tiempo y circunstancia a luchar, con toda nuestra Energía, con todo nuestro Corazón, con ese Vigor y esa Gloria que marcaba, que nos señalaba Rubén… A Luchar para Vencer, para trascender. Siempre, en cualquier circunstancia, por difícil que sea, sabemos luchar y sabemos trascender.

Aquellos momentos terribles nos dejaron ese sentimiento, en aquel momento, en aquel tiempo, de desamparo total. Si algo sentía uno era el desamparo, el no saber con quién contar, porque no contábamos ni con un Gobierno, ni con Hermanos o Hermanas Solidarias, en los primeros momentos, y eso siempre sucede cuando estamos frente a tragedias; en los primeros momentos todos somos Hermanos, y después el tiempo va pasando y ya no somos tan Hermanos.

Yo recuerdo cómo en los primeros días todos buscamos para dónde irnos, a casas de familiares, a casas de amistades, y al poco tiempo, poco, relativamente poco, empezaron los rótulos: “Estamos operando”, y ese “estamos operando” quería decir que la gente se había venido de vuelta, porque tenía que venir a trabajar, y porque también ya uno, después de cierto tiempo, molesta.

La Solidaridad y más en aquellos tiempos era bastante extraña, rara, momentánea, efímera. Al fin y al cabo, todo en la Vida és efímero, y eso también lo aprendemos. Y eso no quiere decir que no debamos luchar, porque el cambio és la Esencia de la Vida, y la Vida, como decíamos, és un continuo renacer.

Todos los días recordamos, evocamos, nos formamos con el aprendizaje, con las memorias, con los recuerdos, y todos los días también conocemos noticias tristes, conocemos alegrías, compartimos tristezas, compartimos alegrías.

Quién nos iba a decir, antier a esta hora, que la Blanquita ya no iba a estar en este Plano con nosotros ? Quién nos iba a decir ? Así és. Y ayer que hablamos por teléfono con ella, habló Daniel, hablé yo; hablamos y nos sonó tan fuerte, y no se me olvida, creo que és el mensaje suyo para todos nosotros : No nos queda de otra… Tenemos que seguir caminando ! Un Mensaje de Fortaleza, de Fé, de Amor : Tenemos que seguir caminando !

Y se nos fue a ese otro Plano de Vida, junto a tantos nicaragüenses, a los 50 años del Terremoto, y sabemos, sí, que así como esos Hermanos y Hermanas están con nosotros, la Blanquita se queda con nosotros, luchando para Seguir Venciendo. Una Mujer de fortaleza ejemplar, inspiradora, formidable !

Tenemos todos los días qué celebrar y en este caso és celebrar la Vida suya, y celebrar su coherencia, esa lealtad con la que supo caminar el Legado de su padre, y de su madre, Héroes ambos, y ella también, Heroína de estas Luchas duras, pero verdaderas, y por verdaderas, profundamente evolutivas.

Así que, Compañ[email protected], aquí estamos después de tantos tiempos, y en todos los tiempos siempre dispuestos a poner el Corazón en todo lo que hacemos.

Queremos saludar de manera particular, con un abrazo emocionado, a todas las Familias de Managua, en este otro tiempo cuando no hay desamparo, porque conocemos la Hermandad, la Solidaridad y el Respaldo, nos respaldamos y nos apoyamos unos a otros, y tenemos un Modelo que nos permite unirnos para seguir venciendo, en todas las circunstancias.

Y nos saludamos, aquí estamos todo el Gabinete de Gobierno, las Instituciones de Gobierno, los Medios de Comunicación, que cuentan las Verdades todos los días, las Verdades de la Vida de nuestro Pueblo y los avances de nuestro Pueblo.

Aquí estamos la Juventud, la Juventud que camina con Esperanza en estos tiempos que son de Victorias y forjadores de Nuevas Victorias.

Saludamos de manera especial aquí en el Presidium, al Compañero Doctor Gustavo Porras, Presidente de la Asamblea Nacional, y a la Bancada, a los Diputados que nos acompañan en este Acto.

También al General Julio César Avilés en representación, como Jefe del Ejército, de todo nuestro Ejército; al General Marvin Corrales, el Inspector, y a los Compañeros también del Consejo Militar que están con nosotros.

Al Primer Comisionado General Francisco Díaz; al Compañero Ministro, Asesor del Presidente para los Temas de Seguridad, Comisionado General Horacio Rocha, y a los Hermanos y Hermanas de nuestra Policía Nacional.

A la Compañera María Amelia Coronel, Ministra de Gobernación. Al Doctor Guillermo González, por supuesto, que con su trabajo tesonero, con su dedicación, con su esmero, ha venido construyendo con las Familias de todo el País un Modelo inspirador, de Participación y Poder de la Ciudadanía, con el que le hacemos frente a cualquier eventualidad. Y ese no és un trabajo eventual, és de todos los días, para todos los días saber que podemos aprender más y defender la Vida en mejores condiciones.

A la Alcaldesa de Managua, la Compañera Reyna Rueda, y, por supuesto a nuestro Comandante Daniel, que está aquí al frente de todos nosotros.

Seguimos de Frente…! Y Seguimos de Frente, avanzando en la construcción de ese Porvenir en el que [email protected] [email protected] creemos, y és que sólo [email protected] és que Vamos Adelante… Y Adelante con Daniel!
Abrazos, Compañ[email protected]…!

Recordaba yo, al venir aquí, una frase, un titular que a mí me conmovió mucho hace años, en el año siguiente, en Marzo del año siguiente del terremoto, en el 73: En solo 30 segundos (pero fue menos), en 30 segundos, ¡sólo Hiroshima y Managua! Fuimos destruidos, pero nunca vencidos, y así és como Vamos Adelante !

Palabras de Daniel

50 Aniversario de aquella terrible hecatombe y donde la Naturaleza destruyó nuestra Capital, Managua. Miles de Hermanos nicaragüenses, Adultos, Mayores, Jóvenes, Niños, Niñas, perecieron en ese terrible terremoto.

Rosario lo vivió en carne propia, aquí en Managua y aquí en el Barrio San Antonio que fue de las zonas más afectadas, donde vivía ella con la Familia, y tenía un niño de más de 1 año de nacido, en una casa de dos pisos. La madre de Rosario por proteger al niño lo llevó al piso de abajo, pero se desplomó y ahí falleció un niño, una criatura; o sea, desde Niños recién nacidos, otros niños que estarían en el vientre de la madre, y la madre falleció junto con el niño. ¡Una terrible hecatombe!

Y hoy, el tránsito a ese otro Plano de Vida de Blanquita, la hija de nuestro General Sandino. Y, por todos ellos, en este 50 Aniversario vamos a ponernos de pie y guardar un minuto de silencio. Gracias.

Hemos escuchado el Canto de la Alegría donde se invoca y se repite la invocación, soñando del día en que todos lleguemos a ser Hermanos en este Planeta, en el que todos lleguemos a ser Hermanos aquí en nuestra Tierra Nicaragua, y en todo Centroamérica y en toda América Latina y el Caribe, y en todo el Continente Americano, desde Alaska hasta La Patagonia.

Y que debemos de ser [email protected] [email protected], es una invocación, es un sueño que luce distante, porque es difícil encontrar Paz, Hermandad, Fraternidad, en la Familia Humana. Y guerras, sanciones, agresiones, bloqueos, prácticas terroristas de los Países que se dicen “Civilizados”, que deberían dar el ejemplo para que caminemos todos hacia un Mundo Mejor, donde nos encontremos como [email protected], que pasa por el Principio del Respeto, del Respeto a las Naciones, del Respeto a los Pueblos.

Independientemente de su tamaño, independiente de su pensamiento, de su Ideología, de su Religión, el Principio es el Respeto, que está ahí consignado en Naciones Unidas, pero los primeros que irrespetan esos Principios son los Países que se dicen “Civilizados”, son las Naciones más desarrolladas que hay en el Planeta y que han tenido una práctica de apoderarse de Naciones, de Continentes enteros, sí, dominarlos, colonizarlos.

Todos esos Países europeos, fariseos, tienen el pecado mortal de haber desatado guerra entre ellos mismos disputándose el dominio del Planeta, la hegemonía del Planeta entre ellos mismos. Y en esas matanzas entre ellos mismos, de ellos mismos, de sus entrañas envenenadas, era normal, era natural que saliera el Nazismo, era normal que saliera un Hitler que fue aplaudido por los grandes empresarios norteamericanos, y que fue también haciendo alianzas.

Y en estos tiempos és el Nazismo, el Nazismo se ha expandido, se ha reproducido en los mismos Países europeos que fueron ocupados por la Alemania Nazi, y en la misma Alemania ahí están los Partidos Nazis multiplicándose, ocupando asiento en el Parlamento Europeo, ocupando Gobiernos.

Hay Gobiernos pro-Nazis en Europa, sí, ¡ah, pero ellos son los demócratas! Tan demócratas que le abren el camino al Nazismo. Y del Nazismo, que no desapareció con la derrota de Hitler, del Nazismo ha venido desarrollándose este conflicto, esta guerra entre Rusia y Ucrania. ¿Por qué? Porque Ucrania es un País dominado por el Nazismo, por el Fascismo.

Cuando la II Guerra Mundial la Unión Soviética tuvo que entrar con mucha fuerza en Ucrania para poder dominar al Nazismo que tenía una enorme base ahí en Ucrania. Pero, al igual que en el resto de Europa donde ya parecía que había desaparecido el Nazismo, ahí quedó con tanta fuerza como para atacar a Rusia, y obligando a Rusia, en todo su derecho, a librar una batalla para defender no solamente a los ciudadanos rusos del Nazismo; porque si Ucrania se impusiera en esta batalla, el Nazismo se impone en el Mundo, donde incluso en los Estados Unidos tenemos también enormes manifestaciones de Nazismo.

Por lo tanto, el sueño todavía está, como dice el canto, “más allá de las estrellas”, pero no podemos renunciar al sueño de un Mundo sin guerra, sin Nazismo, sin agresiones, sin invasiones, sin prácticas esclavistas.

Y los europeos, los santos europeos, les pusieron las cadenas a Seres Humanos en África y los convirtieron en esclavos; Europa es la madre maldita de la esclavitud, y traficaron con los esclavos, hicieron negocio con los esclavos, era como andar vendiendo lampazos, andar vendiendo objetos, estos que se utilizan para limpiar o para cortar, cortadoras, ahora son tecnificadas, hay cortadoras de caña; entonces eran Seres Humanos los que ejercían ese oficio, como esclavos.

Eran vendidos, con todo y la Familia, a los europeos que se venían adueñando del Mundo, a los europeos que se habían adueñado de los Estados Unidos, ahí miles de esclavos murieron bajo el látigo de los esclavistas norteamericanos. Fíjense, lo que llaman la “cuna de la Democracia”, esclavista.

La otra “cuna de la Democracia”, Francia, ¡esclavista! Sí, se libró una batalla heroica ahí con la Revolución Francesa, es cierto, se reivindicaron esos Principios, pero ahí estaba siempre el Fascismo, el Esclavismo, el Neocolonialismo, eso no desapareció, eran cambios nada más de letreros, pero la explotación continuaba porque el Mundo estaba dominado y sigue dominado por lo que el Papa Juan Pablo II llamó “Capitalismo Salvaje”, ¡Sí, Capitalismo Salvaje! Sigue intacto el Capitalismo Salvaje ahí todavía, ahora en condiciones en las que no las tiene todas, sí.

Luego, hablando de la Hermandad, la Fraternidad que es difícil, porque el Deporte está hecho para unir, encontrar a los Pueblos, pero es que el fanatismo es tan grande que terminan en grandes peleas y hasta en muertes, sí, en Europa, aquí en América Latina también el fanatismo lleva… O sea, el fanatismo es tan terrible que no ha logrado convertir el Deporte realmente en un Deporte que permita unir a los Pueblos.

Bueno, está bien que cada quien tenga sus simpatías con un Equipo, pero que de eso a linchar a los otros porque le ganaron a su Equipo… Y eso se produce en Países que se dicen muy “Civilizados”, sobre todo. Son conocidos los grupos que se organizan en los eventos deportivos en Europa, sobre todo en el Futbol se organizan grupos de adultos, jóvenes que van de un País a otro, van a hacer barra a su Equipo, pero van preparados también para la pelea. O sea, no logra el Deporte unir.

Aquí gracias a Dios ha bajado, pero yo recuerdo muchacho, bochinches, peleas en los Estadios, y todavía recuerdo en los años 80, una tremenda pelea que se armó en Masaya, que hasta nos estaban pidiendo que mandáramos helicópteros para sacar al Equipo del Bóer que le había ganado a Masaya. Sí, agresiones que terminan provocando muertes.

La Música, el Arte, diríamos, es de las que realmente trascienden a la confrontación y acercan el Alma de los Pueblos. Es un acercamiento que se da en medio de la euforia, de la música, del canto, pero de repente también es la pelea ahí por la combinación del canto con el licor, y entonces se armó la pelea.

No siempre es Campo de Paz un Festival Musical, pero generalmente aquí se ha logrado ya que los Festivales Musicales se conviertan en Campos de Paz, Campos de Unidad, donde los que están reunidos ahí no están haciendo diferencias ni política ni religiosa, sino que están disfrutando del Arte que ahí se está presentando.

Pero si hay algo que realmente acerca a la Especie Humana, que los hace realmente tratarse como Hermanos, son las tragedias, las hecatombes. Ahí sí las diferencias desaparecen. ¿Quién va a hacer diferencias en medio de un huracán o en medio de un terremoto? ¿Quién va a andar reclamándole al otro porque es de un Partido o porque es de otro Partido? Simplemente ahí reaccionan los reflejos de Humanidad, y si ven a alguien en el piso que está muriendo o moribundo, corren a atenderlo, no le preguntan ni quién es, y talvez ya en el plano político son enemigos a muerte y se podrían hasta matar.

Pero las tragedias provocadas sobre todo por la Naturaleza, porque hay tragedias terribles provocadas por el hombre… Qué tragedia más terrible que las bombas que lanzaron los Estados Unidos que son los únicos que en la Historia de la Humanidad han lanzado bombas atómicas en contra de dos Pueblos donde no había Ejército, solo había población civil, y lanzaron las bombas en Hiroshima y Nagasaki. Un asesinato brutal, colectivo, donde el horror que se vivió no fue suficiente como para decir, de parte de los que habían lanzado las bombas atómicas, los “padres de la Democracia”, los Estados Unidos de Norteamérica fueron los que lanzaron esas bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki.

Después de ese crimen tan brutal, repudiado hasta estos días, hasta estos tiempos por la Humanidad, no han pedido perdón por ese crimen, y más bien dijeron que las bombas eran tan poderosas que mataban tanta gente y que matando tanta gente podían lograr que se rindieran los Países. Porque en el combate con los soldados japoneses y los soldados gringos no se rendían los japoneses. ¿Y qué hicieron los gringos? Bombardear las Ciudades, asesinando niños, mujeres, jóvenes, todo lo que había en las Ciudades, más de 200,000 muertos obligaron a la rendición de Japón.

Pero ese crimen tan horrendo no sirvió para que se levantara una oleada de repudio, y luego de acciones en las mal llamadas Naciones Unidas, para que se erradicara el arma atómica, viendo las consecuencias que tenía y la forma en que se manipulaba el arma atómica. No usaron la bomba atómica para lanzarla contra los soldados japoneses, ¿por qué? Porque lógicamente no estaban concentrados en un solo punto, andaban desplazándose en diferentes territorios. Entonces se fueron sobre las Ciudades indefensas, y obligaron entonces al Emperador del Japón a rendirse ante esa barbarie.

Lo primero que tenía que haber hecho el Mundo, Naciones Unidas, los Países Desarrollados, era haber prohibido la existencia de armas atómicas y que a los que las poseían, como los Estados Unidos, que las destruyeran esas armas atómicas. No, al contrario, los Estados Unidos se sintieron con una arma tan poderosa que lo que hicieron fue construir más armas atómicas y cada día con más potencia, con más poder de destrucción.

Y obligaron entonces a otros Países a construir armas atómicas, para que no les pasara lo que les había pasado en Hiroshima y Nagasaki a Japón. Obligaron a Naciones como Corea, la República Popular Democrática de Corea, a construir armas atómicas, porque sabían que ya teniendo armas atómicas ya no los iban a atacar tan fácilmente como habían atacado.

Ese es, digamos, fruto de las políticas imperialistas que han provocado la multiplicidad, multiplicación del armamento atómico en el Mundo; y si lo vemos como un tema de legítima defensa, y lo dije en Naciones Unidas, que igual derecho teníamos todos de buscar el arma atómica para poder defendernos, y no podía ser el arma atómica un derecho exclusivo de los poderosos, de los ricos, de los imperialistas. ¡Porque así es!

Si todos los Países que estamos actualmente aquí en América Latina y el Caribe bloqueados, sancionados por los Estados Unidos, tuviésemos armas atómicas, ¡otra sería la situación! Porque aquí estamos cerquita de los Estados Unidos y ya con armas atómicas… Recordemos la crisis que se provocó en Octubre con Cuba, cuando Cuba tenía cohetes ahí.

Nosotros por Principio, sí, por Principio estamos en contra de la existencia de las armas atómicas. Entendemos perfectamente la razón que tienen muchas Naciones de contar con armas atómicas y buscar cómo contar otros con armas atómicas, porque están siendo amenazados permanentemente por las Potencias Imperialistas, pero aquí en Nuestramérica Latina y Caribeña tenemos el compromiso de que todos estos territorios, todos estos Países tienen que estar libres del arma atómica. Ese es un Principio que tenemos, y lo seguiremos cumpliendo.

Pero no es justo que se sancione a Países, se bloquee a Países porque quieren construir armas atómicas, mientras las grandes Potencias tienen armas atómicas y siguen construyendo más armas atómicas y las quieren hacer mucho más poderosas de lo que ya son las armas atómicas. Indiscutiblemente que esa es una actitud, una situación, una tragedia para el Mundo, que nos aleja del derecho que tenemos todos en este Planeta de tratarnos, vernos, ¡como Hermanos!

Y como decía el titular que mencionaba Rosario, cuando el terremoto aquí en Managua hace 50 años, el titular fue: “En 30 segundo, ¡solo Hiroshima y Managua!”. O sea, en 30 segundos desapareció Hiroshima y después desapareció Nagasaki, desaparecieron dos Ciudades.

Igual Managua, fueron segundos lo que duró el terremoto, suficiente para provocar una destrucción. Y ahí, independientemente de que estaba la tiranía somocista gobernando y el País sometido al Imperio yanqui, ahí el Pueblo, los nicaragüenses en ese momento se vieron, se encontraron como [email protected]

Nosotros no vivimos directamente esta tragedia aquí en Managua, nos encontrábamos en la cárcel, estábamos en horas de la madrugada de hoy 23, yo recuerdo que estaba en la celda, nos tenían aislados ahí, con 10 celdas de por medio, ahí en cada celda había un prisionero sandinista. Era de dos pisos la galería, entonces 4 o 5 estábamos así en la fila de abajo y los otros 4 o 5 en las filas de arriba, una enorme galería, y ahí en la celda estaba escrito el Reglamento que había sido fruto de los estudios que había tenido el Comandante de la cárcel y otros Oficiales que habían estudiado en España, en la España de Franco.

Entonces, ¿qué decía el rotulito? Cuando entraba a la celda y estaba el rotulito enfrente, decía: “Prohibido hablar”, “Prohibido silbar”, “Prohibido cantar”, “Tiene que permanecer de pie a la vista de los guardas que se paseaban, observando que estuviéramos ahí cumpliendo con las normas ahí establecidas.

Celdas en las que había un camarote y era prohibido sentarse, es decir, no podíamos ni sentarnos en el camarote, ni sentarnos en el piso. No podíamos ni hablar con los otros Compañeros, a gritos, que queríamos hablar, empezábamos haciéndolo e inmediatamente nos reprimieron, nos golpearon, nos metieron en unos…

Al lado de cada celda, ahí está eso todavía, al lado de cada celda hay una puerta, se abre la puerta y ahí están los tubos que van para el agua, es muy estrecho. Entonces ahí nos metían y nos encerraban, ahí sí que no había dónde moverse, era la celdita que tenían de castigo allí a la orilla de cada celda cuando no respondíamos al reglamento.

Recuerdo que nosotros ahí habíamos venido haciendo acercamiento, con mucho cuidado, con los guardias que nos custodiaban, hablándoles de su realidad social, económica, que a quién le servían. Algunos fueron cobrando conciencia y ellos nos ayudaban a pasar mensajes, sacar mensajes para los Compañeros que estaban en la clandestinidad aquí en Managua.

Y estaba en esa ocasión con Policías, con Guardias, ya era hora de dormir, eran 12 de la noche, 1 de la madrugada, pero nosotros casi no dormíamos porque era prohibido apagar la luz, teníamos que estar con la luz encendida a la vista del guarda, y luego no había la manera dormir, porque allí había un zancudero. Yo no he visto zancudos tan grandes como los que había ahí en la zona de Tipitapa, son enormes los zancudos, y multitud de zancudos, entonces era imposible dormir. Exigíamos que nos permitieran mosquiteros, ¡no lo permitían! Entonces, a veces para poder dormir un poco nos metíamos debajo del catre para protegernos un poco de los zancudos, pero ahí nomás nos estaban sacando los guardas.

Y esa madrugada del 23, a través de los Policías lográbamos introducir libros, lecturas; yo estaba leyendo, y como el Policía era amigo miraba que se paseaba, de repente venía un control de Oficiales, porque pasaban control de Oficiales, entonces el Policía nos avisaba, escondíamos el libro, nos poníamos en firme ahí. Estaba leyendo y de repente noto que las luces tomaron una fuerza superior a la normal y luego se apagaron, y en ese momento yo escuché y todos luego escuchamos un bugido… ¿Y qué será? Se oía el bugido, y después del bugido empezó a temblar.

Sí, en Tipitapa se sintió fuerte ese temblor, ese terremoto, empezó a temblar, temblaba, y el pobre Policía que estaba ahí pegó carrera hacia la puerta gritando que le abrieran, pero los soldados que estaban ahí que podían abrirle ya habían salido en carrera, y los reos comunes que estaban al otro lado pegaban gritos, ellos podían andar por los corredores, no estaban encerrados en las celdas, empezaron a gritar también, despavoridos, que los sacaran, que los sacaran…

El soldado que estaba cuidándonos, que corrió y no lo dejaron salir, porque ya no había nadie que le abriera porque estaba enllavado ahí, no hay nadie que le desenllavara, fueron los primeros en salir corriendo los oficiales que estaban ahí; entonces, cuando vemos al pobre soldado tirado de rodillas y empieza con el “Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal”, que es la Invocación popular en situaciones terribles como esa.

Nosotros ya habíamos vivido otro terremoto en La Aviación, ese terremoto tuvo su epicentro creo que por la Centroamérica, en el año 67. A mí me habían trasladado primero a La Aviación y luego con ese terremoto nosotros estábamos durmiendo en el piso, en una celda muy pequeña donde estábamos 140, 150, la mayoría delincuentes comunes, y una multitud de ellos durmiendo en el piso, allí nos dormimos nosotros.

Después habían camarotes pero había que pagar para tener derecho en el camarote; y en el camarote los presos cruzados como sardinas, porque no era que el camarote era solo para uno… ¡No! Ahí tenían que acomodarse 6, 7, y ganaba más el preso antiguo que era de los que administraba el negocio dentro de la celda.

Entonces, nosotros en el piso, nos poníamos un pañuelo en los ojos porque nos daba la luz de frente, para poder dormir. Allí estábamos con Ricardo Morales, y de repente empieza el temblor. No, aquí estamos acostumbrados a los temblores, pero ese ya no parecía temblor, decíamos nosotros, porque empieza a cobrar una fuerza, y los que estaban en los camarotes en la desesperación se empiezan a lanzar desde los camarotes al piso, a aplastarnos a los que estábamos en el piso y buscando cómo calmarlos. Había unas enormes vigas en La Aviación y el techo de tejas, entonces las vigas se iban aflojando, y entonces el terror era mayor allí, ya parecía que las vigas se desprendían y aplastaban a todo el mundo.

Al final cesó y luego quedaron temblores, pero fue un terremoto; luego, como quedó bastante averiada la cárcel, entonces por seguridad y evitar que nos fuésemos a fugar nos mandaron a la cárcel que está allí en Tipitapa, una cárcel más moderna, de diseño fascista español, y allí fue donde estábamos. Esto fue en el 67, 68 aquí, 5 años después, o sea, teníamos 5 años de estar presos cuando nos agarra el terremoto allá en Tipitapa, nos faltaban todavía 2 años más, porque nosotros estuvimos más de 7 años presos; entonces ahí llevábamos 5 cuando el terremoto.

Bueno, al pobre Policía nosotros llamándolo… ¡No, ahí va a pasar! Pero qué va a ser, y era automático, se escuchaba el bugido y después venía otro, porque toda la noche hasta la madrugada pasó temblando, desde temblores fuertes hasta temblores menos fuertes; pero, claro, el pánico era enorme y la población civil de Tipitapa y de los Pueblos aledaños y ya no digamos aquí en Managua, porque ya todos sabían que cuando venía el sonido, venía el golpe fuerte.

Pero ese fue un momento en el que nos tratamos como Hermanos, ¡sí, nos tratamos como Hermanos! Yo escuché muchas historias de la forma en que se ayudaban aquí en Managua las Familias que estaban en condiciones terribles, cómo los iban a sacar, no sabían ni quién era, pero si estaba alguien soterrado buscaban cómo sacarlo, no le preguntaban, ¿sos Sandinista? ¿No sos Sandinista? ¿Sos somocista? No, simplemente había que sacarlo. O sea, ahí funcionó, es decir, frente a los Fenómenos de la Naturaleza ahí la Hermandad se presenta, se manifiesta.

Lo difícil en esos tiempos era que la ayuda que podía llegar a Nicaragua la manejaba Somoza, empezó a llegar ayuda y Somoza la manejaba, y total que la ayuda se movía nada más hacia donde la gente que a él le interesaba ayudarla, por identificación política.

Entonces los Hermanos cubanos, Nicaragua no tenía relaciones con Cuba, y Fidel, lógicamente qué podía esperar Fidel de Somoza, si Somoza había participado entrenando mercenarios aquí en la Costa del Caribe para la invasión a Cuba, si Somoza había llegado donde los mercenarios cubanos cuando ya iban a partir y les dijo: Quiero que me traigan un pelo de la barba de Fidel. Y aquellos haciendo chacota, pues sí, que se la iban a traer, ¡la barba completa! le decían.

Por eso cuando Fidel viene aquí, visita Nicaragua al Primer Año del Triunfo de la Revolución, Fidel que conocía de esa anécdota la comentó: Bueno, pero aquí me tienen con mi barba completa para el Pueblo de Nicaragua, así lo dijo Fidel, y mandó una Brigada Médica con medicamentos y todo. Para Somoza era difícil no dejar entrar una Brigada Médica en esas condiciones, y se instalaron en los Barrios y atendieron directamente a la población nicaragüense.

Fue una manifestación donde trascendió la Humanidad y la Hermandad de parte de Cuba, de parte de Fidel, ante el antagonismo ideológico y político que había con una tiranía como la de Somoza. Y envió la ayuda y el Pueblo nicaragüense agradeció esa ayuda.

Luego, cuando se produce el terremoto, Roberto Clemente, un pelotero extraordinario, de las Grandes Estrellas de Grande Ligas, de origen puertorriqueño, que había estado en Nicaragua participando en eventos deportivos y que le tomó cariño al Pueblo nicaragüense, se identificó con el Pueblo nicaragüense.

Cuando se entera Roberto del terremoto en Nicaragua, pero además se dice que Somoza se está robando la ayuda que está llegando, entonces él organiza ahí un grupo de puertorriqueños para recaudar ayuda, fletar un avión, y que él iba a venir personalmente para garantizar que no se la robara Somoza y se la pudiesen entregar directamente al Pueblo, como lo había hecho Cuba con su Brigada.

Y van recaudando y la noticia en Puerto Rico que Clemente, y en los Estados Unidos, Clemente una Estrella del Mundial. Y el 31 de Diciembre, fíjense qué gesto de Humanidad, qué gesto de Hermandad, qué gesto de Solidaridad con Nicaragua; o sea, un puertorriqueño decide sacrificar la Fiesta de Fin de Año con su Familia, con sus amistades, con su Pueblo, para venirse a Nicaragua en el avión a entregar esa ayuda al Pueblo nicaragüense.

El vuelo partía el 31 de Diciembre cuando ya habían logrado reunir bastante ayuda, y ese día levantó vuelo Clemente, 30, 31 levantó vuelo, y todo iba bien, de repente, en la torre de control desaparece la señal del avión, y empiezan a preocuparse, a buscar, no aparece en los radares el avión, y luego empieza ya una búsqueda en el mar. Y como dijo un Hermano: Clemente descansa en el Océano, en el Mar, refiriéndose a que su tumba era ese inmenso Mar Caribe que lo acogía y lo guardaba a Roberto Clemente.

Y claro que le vamos a hacer el Homenaje a Clemente el próximo Viernes 30 de Diciembre, se lo vamos a hacer el Homenaje a Clemente en el Estadio Soberanía, allí le vamos a hacer el Homenaje a Roberto Clemente.

Él es el de esa frase que yo la mencioné en la Reunión del ALBA allá en Cuba: “No me estés repitiendo lo que hiciste ayer bien, repetime lo que estás haciendo ahora bien, y qué vas a hacer mañana bien. Porque, cuánta gente hizo el bien ayer, aquí mismo en Nicaragua cuánta gente hizo el bien ayer, y después le dio las espaldas al Pueblo, le pegó la puñalada al Pueblo. Entonces, vamos a decir: Ah, pero es que hizo bien. ¡No! Los Seres Humanos valen por hacer el bien de manera permanente, consecuente, firme, sin vacilaciones.

Ese terremoto famoso tuvo una magnitud de 6.2, la magnitud no era tan grande, fue fuerte pero no era tan grande como para demoler Managua. Pero aquí se juntaron varios factores: Uno, la fragilidad de la Ciudad, y dos, la profundidad. Puede haber un terremoto de 8 grados, pero si es a 200 kilómetros dentro del mar, hace daño, pero este fue a 6 kilómetros, casi en la superficie. Y el centro de ese terremoto estaba aquí en la Falla de Tiscapa, entonces, estaba partiendo completamente Managua y casi en la superficie, por eso fue tan violento, tan destructivo.

Aquí en Nicaragua, [email protected] nicaragüenses, Familias nicaragüenses, los saludamos a [email protected], saludamos a todos los que nos están escuchando en todo el País, estos son temas en los que tenemos que estar ahí, el Doctor González lo sabe.

Compañera Rosario, Compañero Gustavo Porras, General Julio César Avilés, General Marvin Corrales, General Francisco Díaz, Comisionado General Horacio Rocha, Compañera María Amelia Coronel, Compañera Reyna Rueda, bueno, somos un solo cuerpo, para defender la Paz, para defender la Seguridad, para defender el Trabajo, para defender el Bienestar y el Progreso de nuestro País, de nuestro Pueblo; y somos un solo cuerpo también para enfrentar los fenómenos agresivos de la Naturaleza. Aquí han habido huracanes, terremotos, han habido también inundaciones por las lluvias, derrames de lava de volcanes, etc.

Y del primer terremoto, gran terremoto que tenemos conocimiento aquí en Nicaragua, porque aquí han habido tres grandes terremotos: El primero fue en León, y ahí fue resultado de la actividad volcánica del Momotombo, el Momotombo entró en erupción, el Momotombo ronco y sonoro, y ahí estaba asentada la Ciudad, ahí estaba Puerto Momotombo, el Municipio de La Paz Centro, en esa zona, ese era León en ese entonces.

Y ahí, bueno, los cinco cráteres del Volcán Momotombo lanzaron arena, ceniza, lava, los temblores eran violentos y persistentes, y culminaron en los terremotos de 1594, que fue el más fuerte. Luego vino otro terremoto en 1610, estamos hablando ya de 2 terremotos, ya parcialmente destruida la Ciudad en 1578, el 11 de Enero de 1610 fue el golpe final que terminó derrumbando todo lo que quedaba en pie: Casas, Iglesias, Edificios Públicos.

Entonces, ahí es donde toman la decisión, es la época de los españoles ahí, Nicaragua no es independiente, somos Colonia, entonces toman la decisión de trasladar esa Ciudad donde actualmente se encuentra León, y ahí queda lo que hoy es un sitio turístico que conocemos como Las Ruinas de León Viejo. Entonces, ahí tenemos varios terremotos.

Luego, en el año 1931 Nicaragua estaba ocupada por las tropas yanquis, nuestro General Sandino estaba dando la batalla, y se produce un terremoto de 6 grados en la Escala Richter que destruyó la Ciudad de Managua. Este fue el Martes Santo del 31 de Marzo del año 1931, en Semana Santa. ¡Destruida Managua! El epicentro se ubicó en la Falla del Estadio, así se llama esa falla, porque atraviesa el Estadio Stanley Cayasso, el Estadio viejo; esa gran Estrella nuestra, Stanley Cayasso.

Este terremoto del 31 provocó entre 1,200 y 1,500 muertos, que era una cantidad enorme de gente para la población que tenía Managua entonces, era chiquita Managua con poca población; más de 2,000 heridos y 45,000 damnificados, y pérdidas económicas lógicamente; incendios.

En ese entonces Managua no pasaba de 60,000 habitantes, era una población bien pequeña, tiene más gente ahora Ciudad Sandino que Managua. En ese momento con este terremoto, aparte de las muertes terribles, cayeron el Palacio de Comunicaciones, los Mercados, Central y San Miguel se destruyeron, se incendiaron, esos son Mercados históricos, cómo han resistido, ahí están de pie nuevamente.

El Teatro Variedades, la Casa del Águila, los Templos de Candelaria, San Antonio, San Pedro, también fueron afectados, igualmente la Penitenciaría Nacional, o sea, donde hoy es el Estadio Stanley Cayasso, en ese tiempo no había Estadio, allí era la Penitenciaría Nacional, ahí estaban todos los presos, ahí murieron centenares de presos.

Se destruyeron la mayoría de los edificios de Managua y el que no se cayó, el que no se derrumbó quedó seriamente afectado, seriamente averiado.

Luego hubo muchos incendios, eran cocinas con leña en esa época, por todo Nicaragua se cocinaba con leña, y se desató un incendio que devoró más de 20 manzanas en el radio central de Managua. Y quedaron en pie solamente la armazón de hierro de la antigua Catedral en construcción, que se había empezado a construir 3 años antes, en el año 1928, esta Catedral que está siempre aquí en la Plaza de la Revolución, la Casa Pellas, el Club Social, el Palacio del Ayuntamiento, el Palacio Nacional y otros edificios que fueron afectados. Más de 1,000 personas murieron ahí en esa obra trágica.

Luego tenemos el otro terremoto demoledor aquí en Managua, que es el que hoy está cumpliendo 50 años y donde estamos rindiéndole honor, recordatorio, a las víctimas del Terremoto de 1972. Esto dejó un saldo de muertes, de víctimas, ahí se hablaba de 15,000, se hablaba de 10,000, entre 10,000 y 15,000 muertos, fallecidos. Las pérdidas eran enormes para Nicaragua en su economía. La población de Managua en ese momento era de 396,000 habitantes, una población que había crecido lógicamente, pero era una población pequeña.

Luego se mantuvieron los temblores por varios días, y vino la Solidaridad, la Cooperación de Cuba, la Solidaridad Internacional, ahí es donde venía Clemente con la cooperación a partir de este terremoto.

El Hospital también, que era un Hospital nuevo, enorme; Colegios que fueron destruidos por el terremoto; Barrios completos, Repartos completos, Bello Horizonte, Jardines de Santa Clara. ¡Fue un terremoto devastador! Luego, el Pueblo vino recuperando a Managua de ese terrible desastre.

Ahora quiero referirme a lo único que existe para enfrentar estos Desastres Naturales, que es lo que hemos venido poniendo en práctica en estos años de forma intensa, como nunca en la historia de nuestro País, y es el SINAPRED, que es un Sistema que se ha creado tomando como base de partida el hacer conciencia en la población, hacer conciencia, pero también trasladar conocimiento para tener la forma de enfrentar estos fenómenos y que se puedan salvar Vidas en primer lugar.

Y luego, pasado el terremoto buscar cómo salvar trastes, pero meterse a salvar trastes en medio del terremoto es suicidarse, porque los trastes se pueden reponer, la Vida no se puede reponer. Y desgraciadamente hay gente que no mide en medio de un terremoto y se lanzan a buscar, como hay también delincuentes que aprovechan el terremoto para buscar cómo robar y ahí quedan enterrados.

Entonces, el Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres ha logrado a partir del año 2007 una mayor fortaleza, y es un Sistema lógicamente donde están las Instituciones del Estado.

En primer lugar está la Defensa Civil del Ejército de Nicaragua, porque lógicamente la Defensa Civil del Ejército de Nicaragua es la que cuenta con mayores y mejores herramientas para poder desplazarse en las zonas más afectadas, para salvar Vidas, gente que está moribunda, en zonas donde solamente se puede llegar en un helicóptero por ejemplo. Y esto va para terremotos y va para los huracanes.

La Policía, fundamental también lógicamente para enfrentar este tipo de desastre. El Ministerio de Gobernación con sus Brigadas para desenterrar como han desenterrado gente que ha quedado enterrada. Igualmente los Bomberos que están bajo la jurisdicción del Ministerio de Gobernación, son determinantes para enfrentar estos fenómenos de la Naturaleza, que son fenómenos destructores.

Y en esto estoy hablando de las Instituciones que están más especializadas y tienen el Personal más especializado y los recursos también, pero en esto entran todas las Instituciones del Estado. Somos un todo. Y junto con las Instituciones del Estado entra toda la Población del País, todos los Municipios de todos los Departamentos son parte de este Sistema, parte viva del Sistema.

O sea, en los 153 Municipios estamos presentes y realizando prácticas, y en las prácticas se involucra todo el País, es decir, las Instituciones Estatales, el Sistema de Salud que indiscutiblemente es fundamental en una situación como esta para poder auxiliar a la gente que resulta herida que hay que atender para salvar Vidas, para trasladar pacientes de un Hospital a otro, porque el Hospital está dañado, está afectado y se puede derrumbar.

El Sistema de Salud es fundamental, los locales que se utilizan como Refugio, Escuelas y otros lugares que ya se tienen identificados para Refugios, también son fundamentales.

Todo esto es parte de un alto grado de organización que tiene el País, que tiene el Pueblo nicaragüense y que nos permite hacer prácticas y contar con Brigadas, Brigadistas. Más de 200,000 Brigadistas son los que están al frente de la primera línea, pero detrás de ellos también están otros miles, lógicamente para proteger a los niños, a la gente enferma, todos son fuerzas determinantes para librar una batalla por la Vida. O sea, estas son batallas por la Vida.

Luego está la Educación, la preparación que se les da a los Estudiantes sobre la Materia, está en el Pensum de Estudio.

Igualmente el Sistema de Vigilancia, un Sistema de Vigilancia que se ha ido tecnificando, que se ha ido mejorando para poder detectar cómo están los movimientos en los volcanes, cómo está el calentamiento o el levantamiento de la lava en los volcanes, que es una señal que hay que atender.

Cómo están las informaciones sobre la formación de huracanes que se forman allá lejos, a miles y miles de kilómetros, y uno dice, ese huracán está lejos, qué va a venir a hacer aquí… ¡No! Pero nacen en otras regiones, en otros Continentes y ahí viene recorriendo, y nacen no como huracanes, pero ahí vienen avanzando y de repente dicen ya se convirtió en un huracán, pero es un huracán todavía de Grado 1, y sigue avanzando, sigue avanzando y ya es un huracán de Grado 2, entonces ya hay que empezar, aunque esté lejos hay que empezar a tomar medidas para que se salven las Vidas de los nicaragüenses.

Terremotos, tsunamis, erupciones volcánicas, los deslizamientos también que se dan, cuántas Familias han quedado aplastadas por deslizamientos en zonas de montañas. Al lado de Matagalpa, Jinotega, recuerdo que llegaron ahí Compañeros a hablar con las Familias que estaban en una loma porque habían señales que se podía derrumbar, estaba lloviendo mucho, era problema de lluvias, y la Familia no aceptó. Todos murieron, quedaron aplastados por el deslizamiento, se derrumbó la casita y les calló encima todo el lodo que se acumulaba en la montaña.

Luego también se ha logrado desarrollar un buen Sistema de coordinación a Nivel Regional, e incluso realizar aquí en Nicaragua Ejercicios Regionales; o sea, se ha ganado el respeto, el reconocimiento Nicaragua sobre esta materia que nos permite invitar a otros Países y acuden a que hagamos Ejercicios Regionales para enfrentar estos fenómenos.

Y siempre es bueno recordar la Historia, pero no para quedarnos ahí, sino para aprender y que no nos vaya a sorprender después un huracán, un terremoto.

¿Quién puede adivinar a qué hora viene un terremoto? Muy difícil. Se puede prever en un volcán la actividad volcánica, y cuando hay actividad volcánica se aleja a la población de las zonas donde hay actividad volcánica, pero un terremoto es muy difícil predecirlo. Entonces ahí necesitamos una reacción rápida y por eso la insistencia nuestra en que tenemos que estar haciendo estos Ejercicios, porque cuando más hagamos estas pruebas, estos Ejercicios, más Vidas se van a salvar si llegase a producirse una tragedia como esa.

Porque ningún País en el Mundo está exento de un terremoto, ¡no hay País en el Mundo! Estados Unidos, un País poderoso, ahí sí que ni las bombas atómicas pueden parar los terremotos. Estados Unidos ha tenido terremotos y tiene una amenaza permanente, porque en toda la zona de San Francisco, todo ese litoral, toda esa costa, continuamente hay temblores y a veces terremotos, ha habido terremotos ahí.

En Japón continuamente hay terremotos, pero los japoneses han logrado ya una capacidad de construcción con estructuras tan fuertes que los edificios enormes logran aguantar los terremotos.

Entonces, estamos hablando de una situación que está ahí siempre, es un peligro que pesa sobre todo el Mundo, que pesa sobre todos los Pueblos, que pesa también sobre nuestro Pueblo que tenemos ya unos cuantos terremotos en nuestra Historia de los cuales los más arrasadores fueron los del 31 y el del 72. Entonces hay que encomendarse a Dios, pero no basta rezar, como dice la canción, tenemos que acompañarlo con conocimientos, con prácticas, para defender la Vida de las Familias nicaragüenses.

[email protected] [email protected] nicaragüenses, en este 50 Aniversario del Terremoto que provocó dolor, dolor, dolor, y muerte, en Managua y en toda Nicaragua, elevamos nuestro Amor, nuestro Cariño, nuestras Bendiciones, para todas las Familias que vivieron ese terrible terremoto y que lograron sobrevivir, pero que tuvieron familiares que fallecieron.

Igualmente, a todos los Médicos, Bomberos, Fuerzas que participaron salvando Vidas, Brigadas que vinieron de otros Países para ayudar a salvar Vidas en ese terremoto, a todos ellos también nuestro Reconocimiento y nuestro Cariño y, sobre todo, el compromiso de nuestro Gobierno de seguir trabajando para asegurar, hasta donde sea posible, la Vida de [email protected] nicaragüenses.

Nuestro Respeto, nuestras Oraciones, nuestras Bendiciones, para las víctimas del Terremoto.

Compartir