El mayor deseo sexual de un hombre es decir groserías

Hay muchos factores que aumentan el deseo sexual en las parejas: como las caricias, comida, bailes, juegos, besos, etc., pero hay uno que muchos hombres utilizan pero que pocos se atreven a confesar: decir groserías.

El amante experto sabe que el órgano sexual más poderoso es el cerebro y el medio para estimularlo es el oído, por lo que comúnmente sus mejores aliados son los gemidos, gritos, suspiros o susurros románticos, aunque también el Dirty talk, que quiere decir hablar sucio en la cama, ¿por qué?

LEER MÁS: Los mejores orgasmos están durante la menstruación

De acuerdo a un estudio publicado por el Journal Hormone Research, cuando se dicen groserías se activan dos áreas del hipotálamo: el núcleo preóptico, que influye en la búsqueda de pareja y el núcleo supraquiasmático, que regula los ciclos reproductivos.

Cuando ambas zonas se encienden, el deseo aumenta y motiva a ir en contra de las convenciones sexuales, lo que resulta bastante excitante.

¿Cómo decir groserías durante el sexo?
Decir groserías durante el sexo requiere de algunas técnicas para que surtan efecto. No sólo se trata de emplear palabras vulgares o altisonantes. Si no que consiste en hacer algo sexy que excite y deleite a la pareja.

– Consultar a tu pareja si esta nueva práctica en su vida sexual le gustaría. De esta forma impides malos entendidos.

– Conocer qué se dirán, de qué forma y con qué tono.

– Hay que ser claro y pronunciar bien para que puedan entenderse. Decir lo que pasa por la mente, pero con nitidez.

Para que las groserías tengan un buen resultado, ambos deben estar muy excitados.

Existen tres acciones que no deben hacerse durante una conversación sexy:

– Hablar de una tercera persona.
– Decir groserías demasiado altisonantes que jamás se dirían.
– Hablar sobre romanticismo.

Recuerda, la buena salud sexual en pareja se basa principalmente en la confianza, comunicación y consenso.

Comments are closed.