Curiosas

La detienen al querer hacerse pesar como médico

Compartir
Cortesía
Cortesía

Una joven turca de 20 años ha sido detenida tras revelarse que trabajaba como médica en un hospital público, a pesar de no haber estudiado nunca medicina. Un caso tan curioso que recuerda a Leonardo DiCaprio en la película ‘Atrápame si puedes’, donde interpreta a un estafador que se hace pasar por médico, piloto de avión y otras profesiones.

La familia de Ayşe Özkiraz siempre había querido que fuera médica, así que tras terminar el bachillerato se presentó al examen universitario de medicina, pero no aprobó. La joven no quería defraudar a sus padres, así que en lugar de admitir su fracaso y seguir adelante, les dijo que había ingresado en la prestigiosa Universidad Médica Capa y que estaba estudiando medicina. Incluso falsificó la nota del examen y los papeles de la matrícula para que sus padres no sospecharan nada, pero esto era sólo el principio de su farsa.

Pero la joven hizo algo más que mentir a su familia: empezó a mentir a todo el mundo. Se instaló en una residencia de Estambul y dijo a la gente que era estudiante de medicina. También imprimió un carné de estudiante falso y empezó a merodear por la Universidad Médica de Capa, relacionándose con estudiantes de medicina reales.

Leer Aquí: Víctor «La Princesa» ingresa a quirófano

Un día, cuando su madre enfermó y tuvo que ser trasladada a un hospital de la ciudad de Tekirdağ, Ayşe volvió a casa para estar con ella y empezó a decir al personal del hospital que era médica. También mintió sobre su edad, afirmando tener 25 años cuando sólo tenía 20, y utilizó carnés de estudiante universitaria falsos, carnés de médica e incluso una placa que mostraba que Özkiraz se había graduado como la mejor de su clase, con el fin de hacer creíble su mentira.

Tras ganarse la confianza del personal del hospital, a Ayşe Özkiraz le ofrecieron la posibilidad de trabajar allí, y ella aceptó, a pesar de no haber estudiado nunca y mucho menos ejercido la medicina.

«Con el tiempo, me gané el cariño y la confianza de los médicos del hospital. Un médico jefe, al que le dije que quería ser cirujana pediátrica, incluso me incluyó en una operación. Durante la operación, me dijo: ‘Venga, cose tú la herida’», cuenta Özkiraz. Por supuesto que la mentira tiene patas cortas.

Compartir