Internacionales

Crece el pánico en Reino Unido ante una Navidad sin suministros

Compartir

El Gobierno del Reino Unido trata de capear la crisis derivada del ‘brexit’ y que ha generado una falta de suministro en gran parte de las gasolineras del país y que afecta a millones de británicos desde hace ya una semana.

El Gobierno, a través del secretario de Estado Kit Malthouse, ha reconocido que el desabastecimiento en gasolineras causado por la falta de transportistas y un incremento excepcional de la demanda se podría mantener «otra semana o algo así», tratando de lanzar un mensaje de tranquilidad asegurando que «se está estabilizando».

«Aún hay una fuerte demanda de combustible en algunas partes del país, aunque no hay un problema de suministro», ha indicado a primera hora de esta mañana en declaraciones a la BBC, insistiendo a que el principal problema es de distribución y de la falta de mano de obra.

Lee Aquí: Kim Jong niega diálogo con EEUU

Esta escasez de transportistas, y en general de trabajadores cualificados, afecta también a otros sectores de la economía, que temen que no recibirán suministros necesarios de cara a la Navidad o, en el caso de la hostelería, que no contarán con personal suficiente para mantener abiertos los negocios, algo que preocupa seriamente a la población.

El Ejecutivo del primer ministro, Boris Johnson, espera que la situación se estabilice «a medida que se equilibran la oferta y la demanda», después de días en que los conductores hacen largas filas en las estaciones de servicio ante el temor a quedarse sin combustible -lo que ha exacerbado la carestía-.

«Si las cosas se deteriorasen más, obviamente el primer ministro y el ministro de Energía, de quien esto depende, tendrán que revisar la situación», afirmó Malthouse.

Compartir