Internacionales

Conmoción y rabia en Brasil por el brutal asesinato de un hombre negro

Compartir

Miles de brasileños salieron a las calles en diversas ciudades para denunciar este episodio de violencia que recuerda a la muerte del estadounidense George Floyd.

El soldador Joao Alberto Silveira Freitas, de 40 años, murió tras recibir una paliza de dos vigilantes de un mercado de la red Carrefour localizado en la sureña ciudad de Porto Alegre, en vísperas del Día de la Conciencia Negra, celebrado hoy y que marca la lucha por los derechos de los negros en Brasil.

Las brutales agresiones, capturadas en fotos y vídeos extensivamente difundidos en las redes sociales, provocaron un aluvión de críticas y conmocionaron a los brasileños. En las imágenes se observa cómo los dos vigilantes sostienen a la víctima y le proporcionan reiterados golpes, patadas y estrangulaciones. Asimismo, se puede escuchar los gritos por ayuda del hombre, así como cuando dice que no puede respirar.

El Gobierno, a través de su vicepresidente Hamilton Mourao, negó que se trate de un caso de racismo y afirmó que en Brasil «no existe» la discriminación racial. Horas después, el presidente, Jair Bolsonaro, afirmó que la violencia es un problema vivido «por todos» y que no existe razón para «dividir el sufrimiento del pueblo brasileño en grupos». «Quienes instan al pueblo a la discordia, fabricando y promoviendo conflictos, atentan no solamente contra la nación, pero contra nuestra propia historia», escribió el mandatario en Twitter.

En repudio, manifestantes protestaron en diversas ciudades, como Sao Paulo, Río de Janeiro, Brasilia, Belo Horizonte y Porto Alegre. En la capital paulista, centenares de personas se concentraron en el Museo de Sao Paulo, en la céntrica Avenida Paulista, desde donde marcharon hasta una de las tiendas de Carrefour en la región.

«La demanda de la población negra es urgente. La deshumanización del pueblo negro en Brasil es evidente», advierte Alexandra Tulani, de 38 años.

«Queremos tener el derecho de existir. No queremos salir en la calle y sufrir violencia policial.  Ayer un hombre negro fue asesinado en un supermercado. Eso tiene que acabar y tiene que acabar ya», completó.

Mientras marchaban por las calles paulistas, los manifestantes sostenían pancartas en las que se leía «Justicia por Joao Alberto» o «Vidas negras importan».

La marcha transcurrió sin incidentes, excepto por un pequeño grupo que lanzó piedras contra un Carrefour situado en la calle Pamplona, junto a la Avenida Paulista, y fue reprendido por el grueso de los manifestantes.

Compartir