Nacionales

Conmemoran el 41 aniversario de la Cruzada Nacional de Alfabetización

Compartir

En el 41 aniversario de la Gran Cruzada Nacional de Alfabetización, el Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega Saavedra y la Vice Presidenta, Rosario Murillo, rindieron homenaje a los alfabetizadores que fueron asesinados cuando iniciaba esta labor que no portaban armas, más que el cuaderno y el lápiz.

Este reconocimiento también recayó en los hermanos y hermanas que participaron en la gran alfabetización, así como a los que han continuado con esa labor educativa, como docente o profesionales de la educación formando a las nuevas generaciones.

Y nuestro compromiso de seguir luchando, de seguir luchando por la paz, por la estabilidad para todos los nicaragüenses y que esto nos permita, como nos ha permitido seguir afirmando este modelo, que no es el modelo del capitalismo salvaje; sino que es el modelo Cristiano, Socialista y Solidario”, expresó el mandatario.

Presentó al profesor Orlando Pineda como un símbolo vivo y trabajador siempre de la alfabetización, que nunca ha dejado esta labor.

La ignorancia nos hace esclavos, el conocimiento, la cultura, la educación nos hacen libres, y por esa razón es que la primera gran tarea fue asumir la campaña de alfabetización y tuvimos el aporte inmediato, generoso como siempre del comandante Fidel Castro”, indicó el Presidente Ortega al recordar que al triunfar la Revolución Popular Sandinista en 1979 adquirieron el compromiso de llegar a todo los rincones del país para enseñar a leer y escribir a través de esta gran jornada nacional.

De Interés: Gran Cruzada Nacional de Alfabetización fue una experiencia victoriosa

Y dijo que el analfabetismo estaba en los barrios, en las familias pobres, en la familia pudiente no había analfabetismo.

Se comenzaron a recorrer todos esos caminos, a descubrir esas comunidades, a descubrir esas familias en la indigencia, en la extrema pobreza; y muchachos y muchachas que se incorporaron a la cruzada y que tenían ingreso medio, se sorprendían, se conmovían cuando encontraban tanto dolor y tanta miseria en las familias, en los barrios, en las familias de la zona rural”, refirió.

La herencia que dejaron los gobiernos que hacían llamarse democráticos pero que eran impuestos por los yanquis. fue solo dolor, miseria y analfabetismo, mientras que los ricos crecía, construían buenas viviendas y hospitales privados solo para ellos.

A partir de 1979, con el triunfo de la revolución se establecieron como prioridad en primer lugar la educación, seguido de la salud y luego la tierra.

El 23 de marzo de 1980 se movilizaron 95 mil 582 jóvenes que conformaron el ejército que no iba con fusiles, que no iba con cañones, sino que iba con cuadernos, lápices, con la palabra y la solidaridad de los muchachos que habían aprendido a leer y escribir” , recordó sobre la cantidad de jóvenes que se incorporaron a la jornada de alfabetización.

Lee Aquí: Pdte. Ortega “La vacuna viene para todos”

Refirió que en ese entonces el índice de analfabetismo era de 50.3%, sin embargo, con esta jornada de alfabetización se redujo al 12.9%, logrando reconocimiento de la comunidad internacional y de los organismos especializados

Luego vino el período neoliberal, se impuso de nuevo el modelo neoliberal y durante los 16 años de gobierno neoliberales ese analfabetismo que había sido reducido a 12.9 por ciento se incrementó a 22.9 por ciento”, indicó el gobernante.

Sin embargo, a partir de enero 2007, se emprendió la campaña “De Martí a Fidel”, donde se movilizaron las nuevas generaciones y se logró reducir el analfabetismo a 4.7%.

Pero el Gobierno Sandinista no se da por satisfecho y se continúa trabajando para que en el país no quede ni una sola persona analfabeta, que todos sepan leer y escribir, además se desarrollan campañas de educación primaria, educación secundaria, educación técnica vinculadas a carreras productivas, educación universitaria llevada al campo.

Durante su comparecencia en la conmemoración del 41 aniversario de la Cruzada de Alfabetización, recordó que las escuelas públicas reciben a la gran mayoría de los nicaragüenses, mientras que las universidades tienen sede en todo el país, algunas de ellas imparten clases en sus idioma, tal es el caso de la universidad URACCAN que ha graduado este día a 17 médicos de origen miskito.

Compartir