Casi pierde la vista por usar pestaña postiza

Casi pierde la vida Megan Rixson, de 20 años, cuando acudió a un salón de belleza para ponerse pestañas postizas, pero en vez de salir fabulosa terminó con un fuerte dolor de ojos que se convirtió en ceguera temporal.

La joven relató que su ojo empezó a arderle muchísimo durante la aplicación de la primera pestaña, algo que le pareció muy extraño. Luego de comentarle su malestar a la empleada, esta le aseguró que era ‘normal’.

La situación se puso aún peor. Llegó un momento en el que ella ya no pudo abrir sus ojos. Ante semejante acto de negligencia la joven publicó en su cuenta de Twitter un vídeo de lo ocurrido en el salón de belleza.

En este vídeo Megan aseguró que, en lugar de utilizar un pegamento especial para pestañas, la empleada usó uno para uñas, causando tal daño en su vista que se quedó ciega, prácticamente, durante dos largas horas.

Comments are closed.