Internacionales

Boris Johnson pide autorización al Parlamento para poder extender el confinamiento hasta el 31 de marzo

Compartir

El «premier» británico, Boris Johnson, ha pedido autorización este miércoles al Parlamento para poder extender el confinamiento nacional del Coronavirus hasta el 31 de marzo si fuera necesario. Decenas de diputados del Partido Conservador han expresado su preocupación por la excesiva extensión de las medidas y han reclamado votaciones a finales de enero y a finales de febrero para evaluar la situación.

«Si se produce un cambio sustancial, si las vacunas avanzan los suficientemente rápido y si todo el mundo hace un esfuerzo por cumplir las reglas, en torno al 15 de febrero puede haber una oportunidad sustancial de relajar las medidas», advirtió Boris Johnson.

El «premier» anticipó a la creación de mil centros de vacunación esta semana y reiteró su intención de vacunar a 13 millones de británicos (incluidos todos los grupos de riesgo) en 40 días. Johnson recalcó que la reapertura de las escuelas -cerradas indefinidamente por el nuevo confinamiento- será su prioridad cuando las circunstancias los permitan.

Lee Aquí: La cepa británica de la Covid avanza por España: al menos 50 contagios detectados

«El año pasado fue una maratón, y ahora entramos en la recta final y somos capaces de ver la línea de meta gracias al milagro de la investigación científica», recalcó Boris Johnson.

El número de víctimas mortales por Coronavirus ha superado esta semana los 75 mil en el Reino Unido y los casos diarios se han disparado por encima de los 60 mil. En Inglaterra, uno de cada 50 habitantes ha contraído el virus. Los hospitales del Servicio Nacional de Salud (NHS) se encuentran en una situación límite que supera con creces a la vivida durante primera ola.

«Estamos quizás en el momento más oscuro desde el arranque de la pandemia, con el virus fuera de control», declaró Starmer. «Pero esto no es una consecuencia de la mala suerte, ni era inevitable. Esto es consecuencia de un sistema de rastreo que nunca funcionó, de un sistema de alertas locales que tampoco ha funcionado y de un cambio repentino de las reglas para Navidad. Todas estas decisiones nos han llevado a la situación en la que estamos ahora»

Compartir