Nacionales

Artículo de Opinión: Corruptos y vende Patria

Compartir

Contundentes derrotas políticas, ha propinado el pueblo y gobierno de Nicaragua a las fuerzas golpistas y vende patria que continúan recibiendo financiamiento de Estados Unidos, que no ha cesado en su torpe y desbocada carrera por derrocar al presidente Daniel Ortega, legítimamente electo por el voto popular.

El más reciente golpe estratégico asestado contra los sirvientes del imperio yanqui, lo ejecutó el Parlamento nicaragüense al aprobar por recomendación del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), la Ley General de los Registros Públicos y Código de Comercio de la República de Nicaragua, que crea el Registro de Beneficiario Final relacionado a las sociedades mercantiles.

El objetivo de la ley es prevenir y perseguir cualquier manifestación delictiva, lavado de activos, financiamiento al terrorismo y la proliferación de armas de destrucción masiva, a través de las entidades mercantiles.

En rio revuelto, ganancia de pescadores

Precisamente por ese motivo, los representantes de los grandes acaudalados del país, aparecieron en los medios de comunicación golpistas, atacando ardorosamente la reforma a la Ley General de Registros Públicos, argumentando que constituye un nuevo control a las sociedades mercantiles y que no se ajusta a lo acordado por los legisladores y sus cámaras empresariales.

No podemos olvidar que la mayoría de grandes empresarios del país, desembolsaron mucho dinero para financiar en parte a los criminales golpistas, creyendo que se harían del poder político, y por ende, producirían más riquezas, sin importarles su procedencia.

Además, los millonarios de Nicaragua están incómodos con la reforma legislativa porque desapareció el resquicio jurídico que les permitía mantener su lavandería con el crimen organizado a fin de llenar sus cuentas bancarias de dinero fácil adquirido sin control alguno.

Cabe recordar que, desde hace algún tiempo, las autoridades de El Salvador, denunciaron el involucramiento de los dueños de una entidad bancaria nicaragüense con el crimen organizado internacional, cuyo caso habría sido retomado por la Unidad de Análisis Financiero de Nicaragua, entidad pública que solicitó información a sus homólogos del Pulgarcito de Centroamérica sobre la actuación de los socios del banco investigado.

En la actualidad no existe evidencia de que solamente los socios de un solo banco nacional estén relacionados con el lavado de dinero.

Defensores de narcotraficantes                                                  

Una segunda derrota política asestada contra la derecha golpista fue la captura de dos de cuatro peligros delincuentes que procedentes de Costa Rica, pretendían ingresar a Nicaragua por puntos ciegos, fuertemente armados, apertrechados y portando pasa montaña y uniformes color pinto.

Estos individuos estuvieron íntimamente vinculados a los actos terroristas ejecutados por la derecha golpista en el año 2018.

El Ejercito incautó a esos criminales, una pistola y la cédula de identidad del señor Gregorio Francisco Quintero, asesinado junto a un muchacho, el pasado 21 de julio en Nueva Guinea, hecho perpetrado por seis elementos armados y disfrazados de efectivos militares con el claro propósito de inculpar al Ejercito.

Ahora resulta que esos asesinos han sido convertidos en “presos políticos”, por arte de magia de las seudo comisiones de “derechos humanos”, quienes en realidad defienden su derecho a la paga que reciben de su patrón yanqui para desprestigiar al gobierno sandinista y las instituciones del Estado de Nicaragua.

Embarcaron al Papa Francisco

La tercera estocada clavada en el corazón de la oligarquía criolla y la jerarquía católica, constituyó el descubrimiento como tope de artículos robados al “honorable” ex canciller de la República, Francisco Aguirre Sacasa, quién admitió su delito públicamente.

Aguirre Sacasa confirmó que en varias ocasiones compró artículos de mucho valor a uno de los delincuentes presos, quién llegaba a su mansión a ofrecérselos por sumas irrisorias de dinero y hasta regateaba su precio.

Su última adquisición fue la “compra” de dos campanas robadas a la parroquia San José Obrero de Granada que las adquirió de los ladrones por la ridícula suma de 3,400 córdobas.

Los medios golpistas y varios jerarcas católicos, acusaban al Frente Sandinista y al gobierno de los robos en las iglesias y de la quema de la capilla de la Sangre de Cristo en Catedral de Managua, que incluso embaucaron al Papa Francisco a quién le mintieron, asegurándole que se trató de un acto terrorista. 

Las mea culpas

Aguirre Sacasa se había convertido en el prestigioso ideólogo de la extrema derecha que permanentemente aparecía en la televisión golpista, brindando sus puntos de vista acerca de la política “errática” del gobierno sandinista y de las “acertadas” decisiones injerencistas del imperio yanqui contra Nicaragua.

Los asalariados del injerencismo yanqui saben que han quemado todas sus fichas contra el sandinismo en la lucha por el poder político, razón por la cual, uno de los más furibundos enemigos del pueblo de Nicaragua y representante de los empresarios golpistas, empezó a reconocer que Daniel Ortega es una realidad en la política nicaragüense y que su tal alianza cívica no tendrá más opciones que ir a las elecciones con el Frente Sandinista.

Si por las malas no pudieron echar del poder al Frente Sandinista, tampoco podrán hacerlo en las urnas electorales, pues el pueblo no es tonto y pudo observar que mientras los golpistas incendiaban y destruían el país; el gobierno sandinista reconstruía las obras dañadas y promovía el despegue económico.

Compartir