Internacionales

Alemania dice que el brote en España no está bajo control

Compartir

Nuevas críticas a España por su gestión de la epidemia. en este caso, desde Alemania. El ministro de Sanidad, Jens Spahn, advirtió este lunes del riesgo que supone el incremento de los contagios en un determinado país por el efecto exportador de infecciones que puede representar para otros territorios. Spahn mostró su preocupación por el hecho de que la propagación del coronavirus en los países vecinos acabe afectando a Alemania y puso a España como ejemplo de lugar donde la pandemia «no está bajo control».

TE PUEDE INTERESAR: Gobierno británico dicta restricciones contra el Coronavirus por seis meses

El ministro invitó a las autoridades sanitarias a mantenerse alerta debido al fuerte repunte en gran parte de Europa. «Lo que me preocupa es la dinámica. Pero no sólo en Alemania, sino especialmente en nuestros vecinos inmediatos, como Francia, Austria u Holanda.

Tienen una incidencia mucho mayor que la nuestra y una dinámica, por ejemplo en España, que parece que no está bajo control», aseguró en una entrevista en una emisora pública, donde pronosticó de que los rebrotes en las regiones europeas aledañas «antes o después» tendrá su repercusión en Alemania.

Las declaraciones de Spahn se produjeron el mismo día en que Múnich se convirtió en la primera ciudad germana que introduce la obligación de llevar mascarilla en determinadas calles y plazas de su centro urbano. El Consistorio muniqués acordó también el endurecimiento de las restricciones a partir del jueves si para entonces el número de nuevos contagios no baja del límite crítico de 50 por cada 100.000 habitantes.

El alcalde de la capital bávara, el socialdemócrata Dieter Reiter, anunció que desde ese día estarán prohibidas las reuniones de más de cinco personas o dos hogares tanto en espacios públicos como privados, pero también en locales gastronómicos. «Quiero urgentemente y lo antes posible que dejemos de ser el punto caliente de la República Federal en lo que se refiere a las cifras del coronavirus», exclamó.

Anteriormente el primer ministro de Baviera, Markus Söder, había manifestado que Múnich «registra cifras muy elevadas, demasiado elevadas», de infecciones y expresó su preocupación por los focos que se producen en celebraciones que no son organizadas por profesionales. «El problema son las fiestas privadas», denunció en alusión a las protagonizadas por estudiantes y otras recientes con motivo del Oktoberfest.

Mientras tanto, el Gobierno se prepara para aplicar una nueva estrategia contra la epidemia durante los meses fríos. Ante el esperado incremento de las infecciones en otoño e invierno, el ministro germano de Sanidad plantea las llamadas «ambulancias de fiebre» en todo el país para pacientes con los clásicos síntomas de enfermedades de las vías respiratorias y medidas especiales para proteger a los grupos de riesgo.

Spahn desea que las cajas de la Seguridad Social implanten además centros de atención directa para los pacientes con síntomas que apunten a una infección gripal o de coronavirus

Compartir