Curiosidades

Acude al hospital por dolor abdominal y sale con un bebé en brazos

Compartir

Una británica de 28 años dio a luz de forma repentina cuando acudió a un hospital con dolores abdominales, pensando que había engordado, sin embargo tuvo un parto repentino.

Tasha Davies asegura que no tuvo vómitos ni interrupción de la menstruación, por lo que achacó su aumento de peso al confinamiento. “Estuve trabajando muchas horas desde casa durante el aislamiento, comí mucho y no fui al gimnasio, ni hice ningún ejercicio”, explica la mujer.

Leer también: Serpiente casi lo deja sin sus genitales

Una hora antes de dar a luz, la mujer acudió al hospital quejándose por dolor abdominal intenso. “Las enfermeras me preguntaron si estaba embarazada y yo respondí que ‘no’”, ha recuerda Davies. Sin embargo, cuando le dijeron que tenía que hacerse una prueba, se dio cuenta “de que realmente era posible”, añade. “Estábamos en un ‘shock’ absoluto cuando llegó”, confiesa.

Davies dio a luz a un niño que pesó 4,28 kilos al nacer y que han llamado Alexander. Tres días antes del nacimiento, Davies y el padre del niño, Martin Hern, compraron una casa. “Me fui a la cama y pensé que iría por el lavaplatos mañana”, asegura el hombre. “Pero, en cambio, fui al hospital y me enteré que iba a tener un niño”, añade. Mientras Davies estaba en el hospital, él compró ropa de bebé, pañales y todo lo necesario para un recién nacido.

Compartir