Curiosidades

Abandonan su vida religiosa por el amor carnal

Compartir

Un cura y una monja en Argentina, decidieron abandonar su vida religiosa para vivir el amor carnal.

Mercedes Tarragona tenía 22 años formaba parte de las Hermanas Mercedarias del Niño Jesús, cuando fue trasladada a una iglesia, donde Daniel Genovesi era un sacerdote que fungía como secretario del obispo.

Un cruce de palabras vino más tarde a la hora del café y se volvió permanente. Ambos, que trabajaban cerca de la localidad de Venado Tuerto, en favor de otros jóvenes, sentían cada vez más la necesidad de estar juntos y conversar. La excusa era su trabajo y los alejaban algunos minutos, viviendo y sirviendo en distintos pueblos.

Lea también: Llevan a su hija a la iglesia para que jure que no hablará con su ex

“Comenzamos trabajando juntos y en el andar fue creciendo un afecto. Hasta ese momento yo estaba muy feliz y completo con lo que estaba haciendo, con mi trabajo, con la comunidad, con las actividades que tenía… solo que no estaba preparado para encontrarme con ella. Y cuando me encontré con ella me pasaron un montón de cosas. Yo había ingresado al seminario en cuarto año del secundario y nunca había estado de novio”, confesó Daniel.

La pareja decidió renunciar a su vida religiosa y vivir su amor.

Compartir