Discurso

Palabras del Comandante Daniel Ortega en el 42 aniversario de la Fuerza Naval

Compartir

Acto Conmemorativo del 42 Aniversario
de la Fuerza Naval
del Ejército de Nicaragua
15 de Agosto del 2022

Palabras del Comandante Daniel Ortega

[email protected] [email protected] Nicaragüenses; Queridas Familias, estamos aquí intercambiando con nuestro Hermano el Comandante en Jefe del Ejército, Julio César Avilés y con otros Mandos, un poco recordando, desde los años 79 cuando triunfa la Revolución cómo ha crecido la Fuerza Naval, en un País con una Economía muy pequeña, y que por lo tanto, no dispone de grandes recursos como para comprar enormes embarcaciones, no tenemos enormes recursos como para comprarnos esas enormes, gigantescas embarcaciones con que cuentan los Países Desarrollados.

Y recordábamos que lo que encontramos nosotros que es lo que quedó de la Guardia que instalaron, armaron y entrenaron los Estados Unidos aquí en Nicaragua después de asesinar a Sandino. Lo que encontramos fueron dos guardacostas pequeños, las Dabur, y recuerdo que yo me encontré con las Dabur en el viaje que hicimos a la Costa en el mes de Septiembre del 79.

Recién el Triunfo de la Revolución hicimos un viaje por tierra y llegamos a Bilwi, y en Bilwi fuimos al desembarcadero y pregunté por los guardacostas, y ahí estaban las Dabur, fuertecitos pequeños, guardacostas pequeños, no tienen nada que ver con las naves que tienen los Países Desarrollados. Eran guardacostas pequeños, compactos, muy fuertes.

No se había creado todavía la Fuerza Naval, estamos hablando del año 79, y los que estaban a cargo de esos barquitos eran nuestros Hermanos miskitos, que son grandes navegantes y ellos se habían hecho cargo de los guardacostas. Y les dije: ¿Ustedes pueden manejar esos guardacostas, saben conducirlos? Sí, dicen. Pero, ¿acaso trabajaron con la Guardia? No, dicen; pero ya en los días que habían estado ellos traveseando los guardacostas habían aprendido a manejarlos.

Y les dije: ¿Podemos hacer un recorrido a lo largo del Litoral, desde el Norte de la Costa Caribe, desde Bilwi, hasta buscar Bluefields, Laguna de Perlas, y que de allí nos vayamos en cruzada para Corn Island? Sí, me dicen. ¿Ustedes ya han hecho ese viaje? Nunca, me dicen. Pero, ¿no se perderán? No.

Bueno, vamos a la aventura, dijimos, y nos fuimos con ellos en el Guardacosta a hacer ese recorrido a lo largo del Litoral. Íbamos visitando las Comunidades ahí, entrábamos en las Comunidades, desembarcábamos, y Comunidad por Comunidad hasta llegar a Laguna de Perlas. Y en Laguna de Perlas, antes de Tasbapauni, que bajamos en Tasbapauni, y en Tasbapauni no habían desembarcadero, ahí lo que hacían ellos, ya ellos sabían cómo era la práctica allá, se detenían frente al pueblito, frente a la Comunidad el Guardacosta, y los comunitarios viendo el Guardacosta detenido venían ya con sus botes, rápido navegando, se acercaban al barco y ya desembarcábamos nosotros y nos llevaban a la Comunidad, y luego nos retornaban al Guardacosta.

Y luego el recorrido de Laguna de Perlas para Corn Island; entonces ya en ese recorrido íbamos tranquilos, y el tiempo corría, el tiempo pasaba, y nos explota una tormenta de esas violentas, lluvia, rayos, unas olas enormes, y los miskitos contentos, gritaban por las olas, y nosotros preocupados. Ellos bajaban, agarraban un Mapa, y yo les decía a ellos: Pero, ¿iremos por el rumbo correcto? Recuerden que ustedes me dijeron que nunca han hecho este recorrido. Llegamos, llegamos, me decían.

Y no calmaba, no amainaba la tormenta y no veíamos luces como para decir ahí está Corn Island ya. En un momento determinado les digo a los Compañeros, iba la Rosario, iba Lumberto, iba un Compañero Periodista cubano, les digo: Bueno, aquí vamos a ir a parar a San Andrés, vamos a pasar de viaje y vamos a ir a parar hasta San Andrés, seguramente.

Pero, ya en la madrugada vimos la luz, y cuánta alegría cuando vimos las luces del Pueblo, y llegamos a Corn Island; luego el recorrido de regreso lo hicimos ya por El Rama. Esa era nuestra Fuerza Naval en ese momento, todavía no constituida, eran esos dos Guardacostas.

Luego se constituye la Fuerza Naval, y contando con la Cooperación de Pueblos Hermanos, Países Amigos, ahí en ese momento fue la Unión Soviética que nos brindó Guardacostas también medianos, y eso sumaba ya 8, 10, 12.

El Presidente Mitterrand, de Francia, recuerdo, nos entregó 2, y molestos los norteamericanos porque el Presidente Mitterrand… ¡Le llamaron la atención duro al Presidente Mitterrand! Pero es que además el Presidente Mitterrand había anunciado durante una visita nuestra a Francia, que ellos nos iban a dar aviones de combate, porque no teníamos aviones.

La situación era parecida también a nuestra Fuerza Aérea, no teníamos aviones, algunos avioncitos que habían quedado ahí, pero no le daban cuerpo a una Fuerza Aérea como la que tenemos hoy, que siguen siendo una Fuerza Aérea y una Fuerza Naval, yo diría, serias, sólidas, por el Espíritu de los Compañeros que son Soldados y Oficiales en estas Instituciones.

La Fuerza está en los navegantes, está en los Oficiales, está en los Compañeros que laboran en diferentes Misiones, más que en el hecho de que tengamos enormes navíos.

Luego se compraron unos barcos en España, y finalmente, recuerdo ya lo último con un gran esfuerzo presupuestario ahí para conseguir 2 Corbetas ya. Son las únicas Corbetas que tenemos aquí, son de fabricación holandesa, a Holanda le compramos esas 2 Corbetas.

Pero mientras tanto, fíjense, son limitaciones enormes, o sea, nosotros no podemos decir que tenemos una Fuerza Naval con grandes barcos, con portaviones, como el Portaviones Ronald Reagan que lo andan paseando allá por las costas de China. Ahí los sacan a pasear los portaviones que tienen los Estados Unidos, y provocando, siguen provocando. Y la República Popular China haciendo sus maniobras, tiene que hacerlas en sus territorios marítimos. ¿Qué tienen que hacer los portaviones, los grandes portaviones norteamericanos hasta allá, en los mares de China?

Entonces, mientras tanto aquí nuestra Fuerza Naval ha hecho lo que ha podido para que podamos contar con 2 Guardacostas más, y ahí va la creatividad, el emprendimiento, lo que estamos desarrollando ahora en todos los campos en nuestro País.

¿Y qué hicieron los Compañeros, tres años les llevó este trabajo, barcos pesqueros que estaban ya desechados allá en la zona del Caribe, en Bilwi, en Bluefields, en toda esa zona del Caribe, que pescaban en esa zona esos barcos pesqueros? Bueno, con mucha creatividad, con mucha tenacidad, con mucha audacia, ellos dijeron: vamos a convertir estos barcos que están ahí destruidos en Guardacostas. Y se llevaron 3 años, y aquí tenemos el modelo de los 2 Guardacostas que se construyeron con el Espíritu, con el Alma, con el Coraje de la Fuerza Naval. Aquí sí podemos decir, “Hecho en Nicaragua”, por manos nicaragüenses.

Fíjense, son Guardacostas que están muy bien construidos, ya están en servicio, lógicamente están arpillados también, y estaban en el Mar Caribe, ¿cómo trasladarlos para la zona del Pacífico, porque se necesitaba que estuvieran aquí en la Zona del Pacífico patrullando? Entonces se fue a dar la vuelta por el Canal de Panamá, y por ahí cruzaron, por el Canal de Panamá, hasta llegar aquí a la zona del Pacífico.

Así es que yo quiero felicitarlos a Ustedes, Hermanos, al General Avilés que sabe darles ánimo, impulso; al Contralmirante Fonseca, felicitarlo, porque Nicaragua construyendo Guardacostas, quién se puede imaginar eso… ¡Sí, construyendo guardacostas! ¿Para qué? Ya lo explicaba el Contralmirante en su Informe, la cantidad de labores que han desarrollado, y el General Avilés hacía un resumen también: Guardacostas, Fuerza Naval, para la Vida, para la Economía, para salvar Vidas en momentos de ciclones, de huracanes, de inundaciones.

Y todos nuestros Hermanos de la Fuerza Naval acompañados de sus Familias, sus Familias acompañándolos en la distancia, orando por ellos en la distancia, porque es una labor de un riesgo altísimo.

Y en nombre de nuestro Pueblo, querido General, querido Contralmirante, felicidades por esta Obra que le ha aportado 2 Guardacostas a Nicaragua, hechos en Nicaragua. ¡Gracias!

Querida Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de la República; querido General de Ejército, Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, Julio César Avilés Castillo; Mayor General Bayardo Ramón Rodríguez, Compañero, Hermano, Jefe del Estado Mayor General; Mayor General Marvin Elías Corrales, Inspector General de nuestro Ejército; Compañera Ministra de Defensa, Rosa Adelina Barahona; Compañero, Hermano, Francisco Javier Díaz Madriz, Primer Comisionado General, Director de la Policía Nacional; Querido Hermano, Compañero, Contralmirante Ángel Eugenio Fonseca Donaire, Jefe de la Fuerza Naval.

Bueno, aquí tenemos en frente al General en Retiro, Moisés Omar Halleslevens, ex Jefe del Ejército de Nicaragua y ex Vicepresidente de Nicaragua. ¡Querido Hermano, coterráneo, chontaleño, liberteño, bienvenido siempre!

Queridos Compañeros, Compañeras… Fiscal General de la República; Ministros, Miembros del Gabinete de Gobierno; Directores de Entes Autónomos; Cuerpo de Generales y Oficiales Superiores, Miembros del Consejo Militar del Ejército de Nicaragua; Alcaldes de los Municipios de Corinto, Bluefields y Corn Island; ex Jefes de la Fuerza Naval en la honrosa condición de Retiro; Miembros del Cuerpo Diplomático; Agregados de Defensa Militares, Navales, Aéreos, Adjuntos, y Jefes de Misiones Militares acreditadas en Nicaragua.

Queridos Oficiales de la Fuerza Naval en la honrosa condición de Retiro; apreciados familiares del General Sandino, familiares del Comandante Richard Lugo, fue de los primeros que estuvo al frente de la Marina, familiares del Comandante Hilario Sánchez Vásquez, un Héroe, Combatiente Guerrillero, y luego ahí luchando, por Nicaragua dio la Vida.

Familiares del Subcomandante Mario José Alemán Escobar; queridos familiares de Miembros de la Fuerza Naval caídos en el cumplimiento del Deber; Jefes, Oficiales, Suboficiales, Clases, Marineros y Bloques de la Fuerza Naval; queridos Compañeros y Compañeras de los Medios de Comunicación Social; Hermanos todos, Hermanos nicaragüenses, Familias nicaragüenses.

Saludamos en nombre de nuestro Pueblo, en el orden alfabético aquí, al Embajador de Abjasia y a la Compañera Inar Igorevich Ladaria, y a la Compañera Valeria Logua, Primera Secretaria de la Embajada.

Al Encargado de Negocios de la República Argentina… Argentina, la Tierra del Che, Ministro Jorge F. Steven.

De Bolivia, la Tierra de ese Pueblo Heroico, el Embajador Palmiro León Soria Saucedo, y su esposa Belinda Romero de Soria… ¡Bienvenidos!

Al Embajador de Chile, Francisco Javier Sepúlveda Valenzuela… ¡Bienvenido, Embajador!

Al Embajador de la República Popular China, Chen Xi, y a su Señora Esposa, Zhang Qing… ¡Bienvenidos!

Al Embajador de la República de Corea, Shin Seung-Ki… ¡Bienvenido, Embajador!

Al Encargado de Negocios de la Hermana República de Colombia, Francisco Leandro Niño Contreras, y al Cónsul Edwin Rocha.

Al Hermano Embajador de Cuba, Jorge Luis Mayo Fernández, y a su Esposa, Deborah Quintana González. Como siempre, todo nuestro Amor y toda nuestra Solidaridad con el Pueblo de Cuba ante esta tragedia que han enfrentado y que han logrado controlar siempre con la Fortaleza, con la Conciencia, con el Espíritu del Pueblo Heroico de Martí, de Fidel, de Raúl y de Miguel Díaz-Canel.

Al querido Embajador de El Salvador, Hermano Centroamericano, Hugo Javier Merino Lazo. Yo estudié en El Salvador. Mis padres, buscando cómo escapara yo de la persecución, me mandaron a estudiar allá, a Santa Tecla, al Colegio Santa Cecilia.

Ahí aprendí a jugar un poco de futbol, porque allá se juega más futbol que aquí en Nicaragua. Y también basquetbol. Recuerdo que ahí los juegos más candentes, disputándose el Basquetbol, eran entre el Equipo externado, el de los Jesuitas, con el Santa Cecilia. Aquello reventaba, ese Estadio, llegábamos nosotros a esos juegos, y cómo conocimos El Salvador.

Ahí fue donde conocí, me encontré con Su Eminencia el Cardenal Miguel Obando y Bravo en una excursión, nos sacaban de excursión a hacer unas buenas caminatas y llegamos al Seminario de los Salesianos. Me dice un Sacerdote que era nicaragüense: Ve, aquí está un paisano nuestro dirigiendo el Seminario. ¿Ah, sí? Ya lo fuimos a saludar. Entonces no era Cardenal, era el Sacerdote Miguel Obando y Bravo.

Cuando nos encontramos él me habla de mi madre y resulta que habíamos nacido en el mismo Pueblo, en La Libertad, Chontales, ahí nacimos, en La Libertad, Chontales, y él había conocido muy bien a mi madre. De ahí nació una amistad con él, que luego fue Cardenal de Nicaragua, el Cardenal Miguel.

Querido Embajador de la Hermana República de Guatemala, Jaime José Regalado Olivas.

Querido Representante, Encargado de Negocios de la Hermana República de Honduras, César Abadí Membreño, y Diana López, Asistente de la Embajada. ¡Nuestros Saludos!

Querido Embajador de Irán, Parviz Mansouri, Encargado de Negocios.

La Segunda Secretaria y Cónsul de Japón, Señora Suehiro Yuki… ¡Cuánto gusto!

Querido Embajador de Libia, Libia, Libia, Ghadafi… ¡Quién puede olvidar a Ghadafi, luchando por la Unidad de los Pueblos africanos! Masuod Issa, Encargado de Negocios.

Querido Embajador de ese México lindo y querido, Guillermo Zamora Villalta, y señora Florense Valentina Toussaint, Esposa del Embajador… ¡Bienvenidos!

Querida Encargada de Negocios de Panamá, Señora Menitza Mendiche.

Querido Encargado de Negocios del Estado Palestino, Mohammed Shafei.

Querido Embajador de Perú, Alberto Esteban Massa Murazzi. Esteban Pavletich, peruano, que combatió con nuestro General Sandino, sí, estuvo presente el Perú en la lucha de nuestro General Sandino contra los invasores yanquis.

Querido Embajador de la Federación Rusa, Alexander Nikolaevich Khokhólikov. Librando una batalla por la Paz, contra el Fascismo, contra el Nazismo, eso es lo que se está jugando en esa batalla allá en Ucrania, y por lo tanto, lograr acabar de una vez y para siempre con el Fascismo, con el Nazismo, es de vida o muerte para la Humanidad, porque el Fascismo y el Nazismo se han venido multiplicando en diferentes Países, incluyendo en los Estados Unidos de Norteamérica. Nuestra Solidaridad siempre con su Pueblo, querido Embajador.

Querido Encargado de Negocios de la República Árabe de Saharaui Democrática, Abderraman Mohamed Yeslem.

Querido Ministro Consejero de República Dominicana, Compañero William Polanco, y Señora Amy Mendieta Sánchez, Esposa del Ministro Consejero... ¡Bienvenidos!

Querido Embajador de la República Bolivariana de Venezuela, José Francisco Javier Arrúe de Pablo. Lo acompaña el Primer Secretario, Anzonit Albano. Querido Embajador de la Tierra de Bolívar, de Chávez, de ese Pueblo Heroico, ahora conducido por nuestro Hermano Nicolás Maduro Moros.

Yo diría que estamos atravesando períodos dolorosos como aquellos que atravesó Bolívar cuando luchando, batallando por la Unidad de Nuestramérica, y alcanzando Victorias Gloriosas, Extraordinarias, un Combatiente que era realmente un Combatiente con una fuerza de Espíritu, con una vitalidad sin límites.

Qué duro era para Bolívar cuando veía que lo que ya parecía que se convertía en esa Gran Unidad, se partía, se volvía frágil, incluso se presentaban encontronazos y guerras entre los mismos Pueblos que él había liberado. Hermanos a Hermanos haciéndonos la guerra después de haber sido esclavos de los colonialistas. ¡Qué terrible!

Los tiempos hoy, es cierto, son otros. Se logró construir la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, un Sueño hecho realidad, el instrumento, se creó el instrumento; pero luego el instrumento conformado por Estados con diferentes pensamientos políticos, con diferentes ideologías, pero partimos del Principio, cuando fundamos la CELAC partimos del Principio que nuestra Unidad iba a trascender las diferencias políticas e ideológicas, y que iba a ser más fuerte la Unidad que los intentos que ya sabíamos haría el Imperio por dividirnos, por destruirnos, por liquidarnos.

Y estamos viviendo un momento doloroso, porque quien ocupa la Presidencia de la CELAC precisamente, que es Argentina, está traicionando los Principios de la CELAC, se convierte en un instrumento del Imperio yanqui. ¿Desde cuándo Argentina dejó de ser Independiente y ahora responde a las Leyes norteamericanas y a los Jueces norteamericanos, y a las persecuciones de Estados Unidos? ¿Desde cuándo? Nosotros hemos conocido una Argentina independiente.

Y lo más doloroso, Presidente de la CELAC actuando, yo no diría igual, porque mayor responsabilidad tiene él por lo que representa en ese Pueblo y porque fue electo por un Pueblo, el valiente Pueblo Argentino. Está haciendo un papel más vergonzoso, más triste, más degradante que el que hace Almagro que abiertamente es instrumento de los gringos.

Tiene secuestrado ahí a 11, 12 Hermanos venezolanos, simplemente porque así lo ordenan los yanquis desde Washington, y se lavan las manos diciendo: ese es un asunto de la Justicia. No sabía que la Justicia argentina ahora se sometía a los dictados del Imperio yanqui.

Y tienen secuestrado ahí un avión, siguiendo los mismos pasos del Imperio británico que le roba al Pueblo venezolano el oro que el Pueblo venezolano había depositado ahí en los Bancos británicos. O siguiendo los pasos de los Estados Unidos, que allá en los mismos Estados Unidos las Empresas que había instalado Venezuela con sus propios recursos, con su propio capital, se las están robando a Venezuela.

Realmente es un momento triste, doloroso, porque con un Presidente así en la CELAC da vergüenza estar en la CELAC. No sé qué fin irá a tener la CELAC, si Argentina no tiene la decencia, el honor de no someterse al Imperio, y eso solamente lo puede demostrar liberando inmediatamente a los Hermanos venezolanos que los tiene presos ahí en Argentina, como que Argentina fuese un distrito de Miami, un distrito de los Estados Unidos, y regresándole el avión a sus verdaderos dueños, que no son los yanquis, sino el Estado de Venezuela, de la República Bolivariana de Venezuela.

Momento doloroso este, momento triste, porque no nos sentimos nosotros representados en la CELAC ya, en la actuación de quien preside la CELAC, que es el Presidente de Argentina.

¡Cuánto nos duele! ¡Cuánto nos duele! ¡Cuánto dolor para el Pueblo Argentino también! Cuánto dolor para los Pueblos de Nuestramérica que tanto le ha costado construir y hacer realidad la CELAC! Pero tenemos la confianza, tenemos la Esperanza, que el Pueblo Argentino sabrá defender el Honor de Argentina y sabrá reconocer el Derecho que le corresponde al Pueblo Venezolano, al Pueblo Bolivariano.

Nuestra Solidaridad con las Familias de los que están detenidos ahí en Argentina. Y nuestra Solidaridad con el Presidente Nicolás Maduro y con todo el Pueblo Bolivariano que está dando esta lucha, esta batalla, siempre contra el Imperio, porque es el Imperio el que está ahí, ¡es el Imperio!

Tenemos aquí 22 Países, 22 Naciones, 22 Pueblos de diferentes Regiones del Mundo que nos acompañan en este Acto. Bueno, no hemos tenido todavía el tiempo de recibir Cartas Credenciales, creo que tendremos que hacer un Acto masivo con todos los Embajadores, con todos los Representantes a los cuales no les hemos recibido sus Copias de Estilo.

Claro, el Canciller ya recibió las Cartas de Estilo, y ya cuando el Canciller recibe las Cartas de Estilo un Embajador ya puede desplazarse, con todos los derechos que le da su Representación como Embajador. Pero tenemos que, y aprovecho para saludarlos a todos y enviarles a través de ustedes saludos a sus Pueblos.

[email protected] [email protected] de la Fuerza Naval, queridos familiares de los Compañeros de la Fuerza Naval, nuestro reconocimiento y nuestro cariño, nuestro respeto, por el trabajo que vienen desarrollando, con grandes limitaciones.

Porque fíjense bien, la mejor prueba de nuestras grandes limitaciones es que tenemos que recurrir a convertir barcos de pesca que estaban en abandono, destrozados, convertirlos en barcos que ayuden a proteger la economía, a proteger la pesca, a proteger la Soberanía del País, a salvaguardar la Vida de los Ciudadanos que enfrentan tragedias en todo Nicaragua, con recursos limitados, porque estos son recursos limitados.

Nicaragua necesitaría el doble, el triple de barcos de mayor desplazamiento, de mayor capacidad, no para la guerra, sino para la Paz, porque todos sabemos que aquí en América, en la Región hay Países que ya tienen Fuerzas Navales más grandes, más fuertes. Está bien, nos alegra y nosotros tendremos que seguir ahí luchando con estos medios con que hemos venido sumando a lo largo de los años.

A lo largo de 42 años de la Fuerza Naval hemos venido sumando, desde las Dabur, no sé si las Dabur siguen funcionando todavía, desde las Dabur que encontramos ahí, al Triunfo de la Revolución, hasta estos últimos medios de fabricación nicaragüense, que se agregan a los otros medios navales que tenemos, que ya son de tecnologías mucho más avanzadas y más desarrolladas.

Y a nuestros Hermanos Veteranos, Retirados, de la Fuerza Naval, que cumplieron servicio, nuestro abrazo fraterno para ustedes, para sus Familias, y para todos los Hermanos que a lo largo de estos 42 años han fallecido en diferentes circunstancias, pero como insisto, han fallecido en cumplimiento del Deber. Para ellos, ¡Honor y Gloria, Honor y Gloria para ellos, y todo nuestro Amor y todo nuestro Cariño para sus Familias!

¡Que Viva el 42 Aniversario de la Constitución de la Fuerza Naval del Ejército de Nicaragua!

¡Que Viva el Ejército de Nicaragua!

¡Que Viva Nicaragua, Bendita y Siempre Libre!

¡Que Viva la Soberanía!

¡Que Viva la Paz!

¡Y Que Viva la Dignidad de nuestros Soldados de las diferentes Ramas del Ejército, que llevan en su pecho la Dignidad del Pueblo nicaragüense, que llevan en su pecho la Dignidad de nuestros Héroes Históricos que han sabido defender a Nicaragua, a costa de su propia Vida!

Y un día como hoy, 15 de Agosto del año 1912, desembarcaron aquí en Nicaragua las tropas yanquis, el Ejército de los Estados Unidos de Norteamérica. Ya habían sufrido la primera derrota en San Jacinto con las Fuerzas nicaragüenses del Ejército Nacional encabezado por el General José Dolores Estrada, en los años 1856, ¡1856! Pero ya en el año 1912, el 15 de Agosto, un día como hoy, desembarcaron las tropas yanquis, y hubo nicaragüenses con Dignidad que lucharon y se enfrentaron, y crearon incluso un Gobierno Provisional con el General Mena, y Zeledón.

Luego cuando llegan las tropas yanquis Mena no resistió, Zeledón siguió luchando, el General Benjamín siguió luchando desde el 15 de Agosto de 1912, hasta el 4 de Octubre de 1912; o sea combatió de Agosto a Octubre, y a los dos meses dio su Vida por la Libertad, por la Dignidad de Nicaragua.

Y estos son los Héroes, los Hombres que están en el Corazón de los nicaragüenses, y están en el Corazón de ustedes Hermanos de la Fuerza Naval, y con ese Espíritu, con esa Dignidad, con esa Fortaleza, seguiremos luchando por la Paz, por la Estabilidad, Libertad, por el Bienestar del Pueblo Nicaragüense. ¡Y que Viva, que Viva, que Viva la Fuerza Naval de Nicaragua!

Compartir