Internacionales: 06/11/2017

El atacante de la iglesia de Texas “pensaba que los que creían en Dios son estúpidos”

Autor: Agencia

El autor del tiroteo, en una Iglesia Bautista de Texas (EEUU), Devin Patrick Kelley, que dejo al menos 28 muertos y 20 heridos, fue descrito por algunos de sus compañeros de Escuela como un “marginado”, que “predicaba su ateísmo” la mayoría de veces en redes sociales.

“Él era diferente”

Según testimonios recogidos por el Daily Mail, Kelley asistió a la escuela secundaria New Braunfels High School, en Texas, y era considerado "loco" y "raro". "Él fue el primer ateo que conocí (…). Era algo callado y últimamente parecía deprimido", señaló Patrick Boyce, uno de sus antiguos compañeros.

Boyce subrayó que el joven, de 26 años, tenía "uno o dos hijos" y que se había alistado en la Fuerza Aérea después de culminar sus estudios, pero había sido expulsado por razones que él desconocía.

Otros, por su parte, afirman que solía publicar con frecuencia mensajes relacionados con su ateísmo y aunque era calificado de "extraño", ninguno esperaba que cometiera tal atrocidad. "Siempre estaba hablando de cómo las personas que creen en Dios somos estúpidas, y trataba de predicar su ateísmo", manifestó Nina Rose Nava.

"Era un marginado, pero no un solitario. Era popular entre otros marginados. No he hablado con él desde la escuela secundaria", agregó Nava.

 ¿Qué diablos? ¿Devin Kelly? Nunca hubiera pensado que haría algo así. Él era diferente, pero nunca esperas eso de nadie. No se pueden predecir tales cosas ", escribió en su página de Facebook otro de los exalumnos.

La portavoz de la Fuerza Aérea de EE.UU., Ann Stefanek, citada por la CBSN, confirmó que Kelley había pertenecido a dicha unidad militar entre los años 2010 y 2014, prestando sus servicios en el área de logística. Sin embargo, fue juzgado en el 2012 por cargos de agresión contra su conyugue y su hijo y fue condenado a confinamiento por un año. En el 2014 recibió baja deshonrosa y fue despedido de la institución.

Devin Patrick Kelley entró armado con un rifle de asalto tipo RA a la iglesia First Baptist Church de la localidad de Sutherland Springs, en Texas (EE.UU.), y abrió fuego durante el servicio dominical.

El atacante iba vestido de negro y llevaba chaleco antibalas. Acudió a la iglesia en su coche, donde llevaba varias armas de fuego.

Cuando salió de la iglesia, un residente local armado hizo frente al atacante, que soltó su arma y trató de huir en su coche.

El residente local persiguió al tirador, que se accidentó y fue hallado sin vida en el interior de su vehículo.