Sexualidad: 11/08/2017

La “vergüenza” de tener un micropene

Autor: Trecsy Salmerón

Tener un pene pequeño es algo que acompleja y afecta a muchos hombres en su vida sexual, pues la mayoría piensa que el tamaño influye en el momento que alguien los acepte como pareja y que el tamaño también influirá en sí complacerán o no a la persona que esté con ellos.

La microfalosomia, también llamada a veces micropene, es la condición que afecta a estos hombres que por lo general tienen un miembro con longitud sumamente corta, (menos de 7 centímetros en erección, después de que el varón alcanza la adultez) en comparación con un pene promedio de 12,5 cm.1.​ El micropene flácido estirado de un varón adulto mide menos de 2 cm desde su base hasta la punta del glande.

Según la distribución gaussiana, 1 de cada 866 varones en todo el mundo (un 0.115%) poseen micropenes.

El micropene es el resultado del estímulo androgénico insuficiente para el crecimiento de los genitales externos. Habitualmente es causado por hipogonadismo primario o por disfunción hipotalámica o hipofisiario.

Pero la creencia que el tamaño influye en el placer hoy en día es arcaica pues el placer se lo ofrece cada uno a sí mismo, aun siendo compartido.

A veces se cree también que cuanto mayor es el tamaño del miembro mayor es la fertilidad y la posibilidad de engendrar hijos sanos, por ello se ha rendido culto al pene desde tiempos inmemoriales, sabiendo hoy en día, gracias a la ciencia, que tamaño y fertilidad no van asociados necesariamente.

Cada pene tiene su habilidad y cada hombre su personalidad para hacerla efectiva y, si no la has descubierto aún, podés pedir ayuda a los especialistas o consultar que posición “te conviene” más para gozar de tu sexualidad de acuerdo al ancho y largo de tu miembro.

No a todos los seres humanos nos gusta lo mismo y no todos disfrutamos de hacer lo mismo, así que primero debes identificar como sentís y como das más placer para disfrutar verdaderamente de tu sexualidad y dejar de lado todos tus complejos a la hora de tener un encuentro sexual.

Hay que  recordar que la sexualidad es mucho más que genitales, que el placer no sólo se ofrece a través de ellos y que toda persona, y cada pene, tiene su público.