Salud: 09/08/2017

¿Eres un cibercondríaco?

Autor: Trecsy Salmerón

El Dr. Google es actualmente el doctor más confiable, leal y secreto para todos y todas, ¿quién cuando tiene algún padecimiento aunque sea el más común no acude a la red a buscar una pronta respuesta para solucionar su mal, a pesar de saber que no es lo más adecuado? Así es, todos lo hacemos.

Según diversos estudios internacionales, la información que encontramos en el internet tiene el poder de incrementar la ansiedad en personas sin formación médica, en especial cuando se usa como diagnóstico.

¿Cuáles son las dolencias a las que se les busca más remedio en Google?

El dolor de cabeza, “qué significa tener la boca seca", "tengo un atraso de cinco días", son unas de las consultas más comunes para el Dr.Google.

De hecho cerca del 1% de las búsquedas en Google (y eso representa millones) son sobre cuestiones médicas. Además, en el universo digital hay más de 200 mil aplicaciones de salud.

Mary Aiken es una psicóloga especialista en el "cibermundo" y escribió en una columna para la revista digital Quartz que "los médicos son conscientes de esto porque lo ven cada día".

"Los pacientes llegan a su consulta con una 'pila de resultados de Google': un montón de documentos impresos derivados de búsquedas en internet que les llevaron a formar su opinión de 'médico aficionado'".

Cabe señalar que la mayoría de las búsquedas se refieren a males que muchos no se atreven a consultar a su médico por diversos factores, siendo el más imperante la vergüenza por ejemplo.

Según datos de Google de mayo del año pasado sobre búsquedas médicas (en inglés), publicados por la revista digital de salud y medicina Stat, lo más consultado en los Estados Unidos es la diabetes, seguido por la depresión y la ansiedad.

Otros males consultados son las hemorroides, la candidiasis (la causa más frecuente de infecciones vaginales por hongos), el lupus, la culebrilla (herpes zóster) y la psoriasis.

La lista continúa con la esquizofrenia, la enfermedad de Lyme (una enfermedad infecciosa que afecta a todos los órganos) y el virus del papiloma humano (VPH).

Pero ¿qué opinan los profesionales de la medicina? "Comencé a investigarlo hace unos 20 años, pero el verdadero cambio surgió hace 10, con el uso masivo de los teléfonos inteligentes y redes sociales", aseguró John Powell, académico especialista en medicina digital y editor jefe de Digital Health.

Para él, si bien se dice que si se pueden mejorar estas herramientas, las tecnologías siempre son buenas, "hay que tener en cuenta el problema de la cibercondría".

El fenómeno de los hipocondríacos de internet -o cibercondríacos, tal y como los definen los expertos- no es nuevo, pero se incrementó con los años.

En junio de 2016 Veronica Pinchin -la entonces directora de Productos de Google- reconoció en una publicación en el blog de la compañía que "el contenido sobre salud en la web tiende a llevar a la gente a síntomas leves y graves e incluso enfermedades improbables que pueden causar un estrés y ansiedad innecesarios".

Lo más recomendable es que aunque suene trillado visites al médico y no te automediques ni creas al cien por cien todo lo que está publicado en la red.