Sexualidad: 13/07/2017

Estudio revela que agresiones sexuales cometidas por mujeres son sorprendentes

Autor: Melania Dìaz

Los delitos sexuales de mujeres contra víctimas masculinas y femeninas son sorprendentemente comunes. Ésta es la principal conclusión a la que ha llegado un equipo de investigadores estadounidenses liderado por Lara Stemple, de la Facultad de Derecho de la Universidad de Los Ángeles (UCLA), tras analizar exhaustivamente datos de diversos informes criminológicos y publicar los resultados de la síntesis en un nuevo estudio.

Encuentran nuevas evidencias sobre la enfermiza colección sexual infantil de Michael Jackson

Los investigadores han querido dejar claro que de ninguna manera pretenden minimizar el coste humano de la violencia sexual perpetrada por los hombres, pero afirman que sus resultados son "suficientemente robustos para obligar a repensar los estereotipos existentes en el ámbito de la agresión sexual y el género".

El equipo de Stemple comienza señalando los datos de una encuesta realizada en 2011 por el Center For Disease Control’s Survey (Centro de Control de Enfermedades), a varios miles de personas, para un estudio sobre violencia en la pareja y violencia sexual. Los resultados revelaron que el número de hombres y mujeres que admitieron haber sido forzados a tener relaciones sexuales no consentidas era similar.

El año anterior, la misma encuesta arrojó otro dato sorprendente: cerca de 4,5 millones de hombres en los Estados Unidos habían sido forzados en algún momento de su vida a penetrar a otra persona, y en el 79,2% de los casos la persona que cometía la agresión forzando el acto sexual era una mujer.

Gabriel Castillo presenta “Menor De Edad” en Radio Nicaragua

Los datos rescatados de la Oficina de Estadísticas de Justicia sobre abusos sexuales en centros penitenciarios son igualmente sorprendentes: en las carceles de mujeres hay muchas más agresiones perpetradas por las propias prisioneras que por el personal masculino de la prisión. Y en el caso de las cárceles masculinas, el estudio revela que los internos sufren más acosos sexuales por parte del personal femenino que trabaja en la cárcel que por parte del personal masculino.