Salud: 12/07/2017

Beber alcohol esporádicamente en el embarazo también afecta al bebé

Autor: Monitoreo

EFE

Según un estudio publicado en la revista Neuropharmacology, se ha comprobado que el consumo esporádico de alcohol durante el embarazo provoca alteraciones neuronales en el bebé que resultan indetectables en el parto, pero que afectarán al aprendizaje, comportamiento y la memoria del niño.

Llevada a cabo por científicos de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) de Barcelona, la investigación ha descrito los efectos que tienen el alto consumo de alcohol en un solo día durante el embarazo en el desarrollo del sistema nervioso del feto y ha demostrado que beber, aunque sea una vez a la semana, es suficiente para provocar errores neuronales graves que se prolongan hasta la edad adulta.

El Grupo de Investigación en Neurobiología del Comportamiento (GReNeC-NeuroBio) de la UPF ha estudiado qué ocurre cuando el consumo de alcohol durante el embarazo no se da de forma continua, sino que sigue un patrón esporádico y de tipo atracón, como en el caso de los jóvenes cuando hacen botellón.

"Nuestro estudio revela alteraciones en las neuronas cerebrales que se traducen en graves anomalías en el comportamiento de la descendencia", resumió Olga Valverde, líder del estudio, que se ha hecho con ratones.

Valverde advirtió que "no aparecen malformaciones ni cambios en el peso corporal de la descendencia, con lo que el trastorno es invisible en el momento del nacimiento".

Según la investigadora, el alcohol interrumpe el desarrollo embrionario del sistema nervioso central, provocando una mala función cognitiva y conductual a largo plazo.