Sexualidad: 08/02/2017

Por esto es que las mujeres son infieles…

Autor: Redacción Central

Si  bien hombres y mujeres son infieles, lo llamativo fue la principal causa por la que las mujeres son infieles, de acuerdo a un estudio realizado por un sitio de citas extramatrimoniales.

La crianza en la familia no solo influye en el carácter y la educación en una persona, sino también en sus decisiones femeninas con respecto a la fidelidad, al menos así es lo que señala un estudio que realizó el sitio web de citas extramatrimoniales Ilicit Encounters.

Los propietarios de la página realizaron una encuesta a 1000 clientes -mitad hombres, mitad mujeres- a fin de determinar cuáles son los factores principales que entran en juego a la hora de cometer una infidelidad.

Hasta antes de dicho estudio se creía que uno de los motivos principales de la infidelidad es el tedio que provoca la rutina en la pareja, sin embargo causó sorpresa cuando se reveló la principal causa por la que las mujeres son infieles.

De acuerdo a la investigación, el 71% de las mujeres que habían engañado a sus maridos con otros hombres tenían madres que también habían sido infieles en el pasado. En cambio, solo el 45 por ciento de los hombres infieles eran hijos de padres "tramposos".

Christian Grant, el vocero de Ilicit Encounters, hizo referencia al curioso dato acerca del rasgo hereditario en la infidelidad. "Contrariamente a la creencia popular, la mayoría de los hombres no están necesariamente orgullosos de la condición de infieles. Aunque pueda parecer así, en el fondo temen la reacción potencial de sus padres o la posibilidad de que ellos se hayan engañado entre sí", dijo.

En cuanto a la influencia de los padres en los encuentros extramatrimoniales, el 66% de las mujeres que respondieron aseguraron sentir un permiso para engañar porque sus madres también lo habían hecho.

Por su parte, el 86 por ciento de los hombres encuestados respondieron que detendrían una aventura en caso de que su padre se enterara y se los pidiera.

Donde sí hubo punto de encuentro entre hombres y mujeres fue en la consideración moral de la infidelidad. El 83% de los hombres y el 89% de las mujeres calificaron a los encuentros sexuales extramatrimoniales como un evento no "necesariamente aceptable o moralmente correcto".